Tarta fácil de manzana

Receta publicada por el

Supongo que para muchos esta receta será conocida, si no por hacerla sí por degustarla, seguro, en casa, en casa de la abuela o en casa de esa amiga que cocina tan bien y que la hace a menudo.

Es una tarta sencilla, cuya base de manzanas le aporta una jugosidad especial y que tiene una presencia tan agradable que se come sola.

Creo que a este paso podremos hacer un monográfico de tartas o postres que llevan manzana; es tan buena, tan agradecida para la cocina y tan fácil de encontrar en sus múltiples variedades que invita a cocinarla de diversas formas.

La dejo aquí "puesta" para facilitar la tarea a todas las personas que me la han pedido y a las que he prometido que es, de verdad, muy fácil.

Seguro que tendréis algún comentario.

Ahí va la receta.

INGREDIENTES

  • 4 manzanas de reineta o aproximadamente 1 kilo y 1/4.
  • 1 vaso de azúcar (180-190 grs.)
  • 1 vaso de harina (100 grs.)
  • 2 huevos enteros
  • 1 vaso de leche (200 ml.)
  • 1/2 vaso de mantequilla derretida (equivalente a unos 75 grs.)
  • Mermelada de albaricoque

PREPARACIÓN

Precalentar el horno a 180º.

Pelar y trocear 2 manzanas; echarlas en el vaso batidor junto con el resto de los ingredientes -salvo la mermelada- y batir hasta formar una masa cremosa.

Engrasar un molde y echar en él la mezcla anterior.

Pelar y descorazonar las otras dos manzanas; ir cortando medias lunas de manzana y colocarlas sobre la masa en forma de círculo tal y como se aprecia en la foto.

Hornear a 180º-190º durante 40 minutos.

Sacar del horno y esperar a que se temple un poco.

Para adornarla, yo preparo una o dos cucharadas de mermelada con un poco de agua (como una cucharada); la meto en el microondas unos segundos y cuando la saco, en caliente la remuevo bien para que se mezcle con el agua, no quede tan gelatinosa (sobre todo si es comprada) y para evitar los trozos de fruta que pueda haber la aplasto con una cuchara o un tenedor. La aplasto sobre un colador  y el almíbar que cae sobre la cubierta es el lustre de la tarta. Con la misma cuchara se extiende sobre los gajos de manzana que estaban sin brillo al salir del horno.

Más cosas

Si se ha hecho la mermelada en casa, tendrá la textura más fina y no hará falta diluirla.

Diluir la mermelada, sobre todo si es comprada, ayuda también a que la cubierta no sea tan dulce o empalagosa.

No es necesario diluir ni aplastar ni calentar la mermelada; yo lo hago porque me parece que queda más finamente adornada pero por supuesto, se puede extender cuidadosamente la mermelada sobre la tarta y quedará bien seguro, sin ninguna complicación.

Por cierto, la fuente de esta receta es totalmente familiar, aprendida en casa de mi suegra Gracy, ella me enseñó a hacerla y se convirtió enseguida en un clásico de los postres de esta familia.

Quizá también te guste

Comentarios

Últimas recetas publicadas

¿Nos sigues en Facebook?

¿Nos sigues en Google+?

¿Nos sigues en Blogger?