Tarta de almendra

Receta publicada por el

Durante mis estancias en  Asturias,  he degustado diversas tartas de almendra; creo que, junto con el arroz con leche es el postre más popular y, en mi casa, el que más éxito tiene. Las he probado con hojaldre, con masa brisa o quebrada, adornada con nata y almendras, con un baño de almíbar, cubiertas de almendras fileteadas...

Esta receta es una mezcla de varias que he ido adaptando hasta encontrar la que más se acerca a la que yo quería conseguir.

Durante este verano cayó en mis manos un libro editado en el año 1950 y titulado "Ramillete del ama de casa", de María Josefa de las Alas Pumarillo, cuyo pseudónimo es "Nieves". En este curioso recetario se utilizan medidas como el cuartillo, la libra o la onza, que he tenido que reconvertir para hacerme una idea más fiable de las cantidades a utilizar. A lo largo del invierno espero poder interpretar varias de estas recetas y degustar unas ricas rosquillas de almendra o una original tarta magdalena.

Hoy he preferido ir a lo seguro y esta tarta de almendra espero que no decepcione a casi nadie. Es una mezcla de recetas recopiladas variando ciertos ingredientes, cambiando unos por otros o variando la cantidad, aunque es cierto que una tarta de almendra básica se compone de ingredientes similares en todos los casos con pequeñas variaciones a gusto del cocinero.

Ahí va la receta.

INGREDIENTES.

  • Una lámina de hojaldre
  • 125 gr. de almendra molida
  • 125 gr. de azúcar
  • 3 huevos
  • 80 gr. de mantequilla
  • Una cucharadita de azúcar vainillado o vainilla líquida
  • Una cucharadita de brandy
  • 10 gr. de Maizena

Para el almíbar:

  • 200 ml. de agua
  • 100 gr. de azúcar
  • Un chorrito de ron

PREPARACIÓN.

Poner a calentar el horno.

Preparar un molde redondo, desmoldable o no, de unos 26 cm. y forrarlo con un círculo de papel de horno. Colocar la lámina de hojaldre sobre el molde y pinchar con un tenedor. Reservar.

Batir mucho (blanquear) los huevos con el azúcar; si ya hemos molido las almendras o bien las hemos comprado ya molidas unirlas a la mezcla de huevos y azúcar. Echar entonces la mantequilla, la vainilla (líquida o en azúcar) y el brandy; terminar añadiendo la maizena. Batir con varillas manualmente hasta que la mezcla sea homogénea.

Echar sobre el molde y meter al horno precalentado durante 30 minutos a 160º.

Mientras, poner un cazo al fuego con el agua, el azúcar y el ron y mantener al fuego hasta conseguir consistencia de almíbar.

Sacar la tarta del horno y pincelar la superficie de la tarta con el almíbar, colocando encima almendras en láminas, picadas o enteras. Como se prefiera.

Sacarla del molde con cuidado (saldrá bien gracias al papel ) y emplatar.

Más cosas.

El punto del almíbar se consigue cuando el aspecto es transparente pero tiene cuerpo, no es completamente líquido ni -por supuesto- es caramelo.

Se puede pincelar también con huevo batido, echar encima las almendras y entonces meter al horno. No tendrá brillo pero tendrá un bonito color dorado.

Tanto el ron, como el brandy no son imprescindibles aunque aportan un gusto sutil y agradable sin enmascarar el resto de sabores.

Quizá también te guste

Comentarios

Últimas recetas publicadas

¿Nos sigues en Facebook?

¿Nos sigues en Google+?

¿Nos sigues en Blogger?