Tarta de crema y queso.

Receta publicada por el

Este mundo de los postres de queso no para de crecer y de sorprender; hay muchos entusiastas de las tartas de queso y tantas casi como admiradores de ellas.

Esta tarta es muy bonita en su presentación; perfecta para regalar o quedar como una  auténtica repostera en una fiesta de cumpleaños; es de fácil elaboración, y lo único que necesita es tiempo de espera para que cuaje en la nevera. Por eso es recomendable prepararla el día anterior para que pase toda la noche en el frigo.

La que presento hoy va cubierta de canela en polvo, pero como sé que la canela genera amores u odios, quién no desee usarla puede espolvorear cacao y queda igual de rica y bonita.

Espero que os guste y que se convierta en una más de las tartas con las que quedamos muy bien ante nuestros comensales.

INGREDIENTES.

Para la base:

  • 250 g. de galletas tipo DIGESTIVE
  • 70 g. de mantequilla.

Para la primera capa:

  • 300 g. de leche entera; reservar 30 ml. para disolver la maizena.
  • 200 g. de nata para montar (35% grasa)
  • 100 g. de azúcar
  • 2 huevos enteros
  • 50 g. de harina de maíz (Maizena)
  • Una vaina de vainilla (o unas gotas de vainilla líquida)

Para la segunda capa:

  • 300 g. de nata para montar (35% grasa)
  • 250 g. de queso tipo Philadelphia
  • 100 g. de miel o azúcar moreno.
  • 2 yemas de huevo
  • 3-4 hojas de gelatina neutra

Para adornar:

  • Canela en polvo
  • Alguna fruta roja
  • Palos de canela
  • Virutas de chocolate, cacao en polvo… etc

PREPARACIÓN.

Para hacer la base de la tarta, primero hay que triturar las galletas con la mantequilla derretida y formar una capa que se adaptará a la base del molde;  el molde utilizado es de unos 22 cm. de diámetro, desmontable. Para que la base quede bien lisa, apretar con los dedos y meter en la nevera mientras preparamos las capas de la tarta.

Mezclar en un cazo la leche, la nata, el azúcar,los huevos,  y la vainilla. Yo utilicé una de las vainas de las que os hablé en la receta de las magdalenas de vainilla, pero si no tenéis vainas puede usarse vainilla líquida o incluso azúcar  vainillado.  Cuando esté caliente, deshacer la maicena en un poco de leche y añadir a la mezcla que tenemos al fuego. Seguir calentando todos los ingredientes e ir mezclando con unas varillas hasta que adquiera la consistencia espesa de una crema pastelera, que es en definitiva lo que estamos preparando, pero enriquecida con nata.

Ahora es el momento de echar sobre la base de galletas que habremos sacado de la nevera, la crema pastelera. Y volvemos a meter en la nevera.

Poner en un bol con agua fría las hojas de gelatina para que se hidraten.

De nuevo, se pone un cazo al fuego con la nata, el queso, la miel y las dos yemas. Hay que remover bastante para que el queso se una bien con la nata y se quede una crema suave y sin grumos. Se puede meter la batidora antes de que estén calientes los ingredientes y así será más fácil que espese sin grumos. Ahora se añaden las hojas de gelatina escurridas y se remueve bien la mezcla.

Se saca el molde del frigo y se echa sobre la capa anterior la crema de queso.

Reservar en la nevera varias horas (3-4) o bien hacerla la víspera.

Para desmoldar es una ayuda pasar una espátula rígida o un cuchillo por el borde para que se desprenda fácilmente. Espolvorear con canela en polvo y adornar con frambuesas.

Más cosas.

En casi todas las tartas, me gusta poner un papel de horno cubriendo la base; esto me facilita desmoldarla en frío.

La miel es una opción para que no sea una tarta muy dulce; se puede cambiar por azúcar integral pero puede oscurecer el color de la crema. Yo recomiendo la miel, pues no aporta sabor, y es suave y sana.

Cuando se hace la crema pastelera de la primera capa, se pueden utilizar los huevos enteros o solamente las yemas, igual que en la segunda capa. Creo que en más de una ocasión hemos preparado una crema pastelera así que cada uno debe hacerlo como acostumbre.

La fuente de esta receta ha sido la revista oficial de Thermomix, que yo he adaptado para hacerla de forma tradicional.

Nota: esta tarta la degustamos en una guardia en el hospital. Creo que nos endulzó la doble jornada de trabajo. GuiñoGuiño

Quizá también te guste

Comentarios

Últimas recetas publicadas

¿Nos sigues en Facebook?

¿Nos sigues en Google+?

¿Nos sigues en Blogger?