Bizcochos Financieros: blancos y de chocolate

Receta publicada por el

Este suave y delicado bizcocho tiene su origen en la repostería francesa, en concreto, parece que los autores de estos “financieros” fueron los dueños de la pastelería “La Lasne” situada cerca de la Bolsa de Valores de París. Los clientes que frecuentaban dicha pastelería eran, en su mayoría, hombres de negocios, financieros, que pasaban un momento para tomar un té o un café. Para que la degustación de este té o café fuera más apetitosa y más prolongada, los pasteleros crearon un nuevo dulce y lo bautizaron con el nombre de bizcocho financiero (financier) en honor a sus mejores clientes. Tuvo mucho éxito y pronto se extendió por todo París.

Desde que vi esta receta de financieros me puse manos a la obra para aprender a hacerlos y  creo que he conseguido ese bizcocho pequeño, delicado y jugoso que acompaña perfectamente al café de la merienda o al té de las cinco.

La forma original es rectangular, un pequeño bizcocho rectangular, que no sube mucho pero sí lo suficiente para que quede  jugoso. Para ello busqué un molde del tamaño y forma adecuados; me costó encontrarlo y por fin compré uno de silicona con siete cavidades, en la tienda “María Lunarillos”, a través de Internet, y pude poner forma a mis propios financieros.

La receta es del francés Christophe Felder, y creo que respeta la idea original. Yo he querido poner hoy en el blog mi versión de financieros con dos sabores: con o sin chocolate. Cualquiera de los dos está riquísimo.

Ahí va; espero sea de vuestro agrado.

INGREDIENTES

  • 150 g. de mantequilla
  • 100 g. de azúcar glas
  • 120 g. de almendras en polvo
  • 50 g. de harina
  • 5 claras de huevos
  • 90 g. de chocolate negro para fundir
  • mantequilla para untar los moldes
  • almendras fileteadas para adornar

PREPARACIÓN

Poner el horno a calentar a 200º.

Poner la mantequilla en un cazo y cocer unos 10 minutos a fuego vivo, hasta que coja un color avellana. Cuando se vea de este color apagar el fuego y dejar templar. Una vez templada, se cuela por un colador fino quedando en el fondo del cazo un resto más oscuro que desecharemos.

En un bol mezclar la harina tamizada, el azúcar glas y las almendras molidas en polvo.

Separar las claras de las yemas y añadirlas a la mezcla anterior. Remover con una cuchara de madera; al principio parece que las claras no se van a unir a la mezcla de los sólidos pero sí lo hacen a medida que se vaya batiendo. Cuando la mezcla sea homogénea se añade la mantequilla colada y tibia y se remueve  hasta que se unifique de nuevo la masa.

Si se desean hacer con chocolate, ahora es el momento de fundirlo y añadirlo a la masa.

Untar los moldes con mantequilla, rellenar los moldes con la ayuda de una espátula o cuchara y colocar alguna almendra fileteada a modo de adorno. Introducir en el horno a 200º durante unos 10-15 minutos.

Sacar del horno y retirar los bizcochos de los moldes y colocarlos sobre una rejilla hasta el momento de guardarlos o presentarlos en una bandeja.

Más cosas.

Los bizcochos financieros aguantan bien unos días (si es que duran en casa) en una lata de las de siempre, cerrada herméticamente. Así guardan su humedad y no se secan.

Yo utilicé la mitad del chocolate y la añadí a la mitad de la masa, de forma que de una vez hice los financieros de dos sabores.

Si no se tienen moldes rectangulares, utilizar otros de cualquier forma, siempre y cuando, sean para una porción pequeña, para “un bocado”.

Se pueden rellenar de mermelada, poniendo un poco en el interior de la masa cuando se pone en el molde, o de pasas o frutos secos. O sin rellenar, claro!!

Quizá también te guste

Comentarios

Últimas recetas publicadas

¿Nos sigues en Facebook?

¿Nos sigues en Google+?

¿Nos sigues en Blogger?