Bizcocho de manzana cubierto de nueces

Receta publicada por el

Esta podría considerarse una nueva versión de un bizcocho con manzana; la diferencia está en una sabrosa capa de nueces picadas que después de hornearse forma una costra con el sabor inigualable de la nuez.

Mi blog bien podría haberse llamado “ven a la cocina con un cesto de manzanas” porque las recetas con este ingrediente son frecuentes y seguro lo seguirán siendo; ya dije en su día que, en mi casa, gusta mucho la manzana en los postres, pero también en platos salados o como acompañante de otros.

En este caso, he  usado unas manzanas de El Bierzo, León, compradas en mi frutería habitual “El Rincón de la fruta”, regentada por mi gran amigo Roberto Tejedor. A él le dedico esta receta, siempre atento a los productos que ve en el mercado y que sabe que pueden venirme bien para elaborar mis recetas. Además merece una mención especial porque nadie como él sabe lo que es superarse cada día.

Y sin más preámbulos, y con la seguridad de que os encantará este bizcocho, ahí va la receta.

INGREDIENTES

  • 3 manzanas reinetas
  • 3 huevos
  • 200 g. harina de repostería
  • 150 g. de azúcar
  • 90 g. aceite de girasol
  • 1 yogur natural o la medida del vasito de leche entera
  • Un sobre de levadura
  • Una pizca de sal
  • Medio limón (opcional)

Para la capa de nueces:

  • 100 g. de nueces picadas
  • 1 huevo
  • 1oo g. de mantequilla en pomada
  • 100 g. de azúcar glas

PREPARACIÓN.

Precalentar el horno a 180º.

Pelar las manzanas y cortarlas en medias lunas; recomiendo pelar solamente dos y dejar la tercera solo si se viera que ha quedado cubierto escasamente. Dependerá, claro, del tamaño de las manzanas. Cubrirlas con un chorrito de limón para que no se pongan oscuras.

Batir los huevos con el azúcar hasta que blanqueen y queden muy espumosos; añadir el aceite, la leche o el yogur y añadir la harina tamizada con la levadura y la pizca de sal. Batir con unas varillas hasta que estén bien integrados todos los ingredientes. No es necesario batir mucho, solamente hasta que esté todo bien mezclado.

Preparar un molde desmontable, colocando en la base un papel para horno; untar de mantequilla y echar sobre él la mezcla anterior. Colocar las manzanas cortadas encima y meter al horno, a 180º durante 30 minutos.

Mientras se hornea, se baten la mantequilla y el azúcar y cuando esté cremosa esta mezcla se añade el huevo y se vuelve a batir. Ahora se echan las nueces en trozos y se revuelve todo con una espátula. Reservar esta mezcla.

Pasada la media hora de horneado del bizcocho, se saca con cuidado para evitar quemaduras, y se extiende por encima la crema de nueces que está reservada; se mete de nuevo al horno durante unos 10 minutos hasta que se haga una costra crujiente; los últimos 2 minutos puse la función grill (sin quitar ojo al horno) para que se quedaran bien doradas las nueces.

Sacar sobre una rejilla y dejar que se enfríe.

Más cosas.

Este mismo bizcocho lo he hecho con almendras y avellanas; es exactamente igual utilizando los frutos secos que más gusten. Con almendras está exquisito.

No es imprescindible poner en la base un papel para hornear, pero facilita luego la labor de desmoldar. Si no se pone, embadurnar bien el molde y esparcir pan rallado. Este pequeño truco ayuda también para que no se pegue.

Quizá también te guste

Comentarios

Últimas recetas publicadas

¿Nos sigues en Facebook?

¿Nos sigues en Google+?

¿Nos sigues en Blogger?