Galletas rústicas de manzana y avena

Receta publicada por el

En general, hacer galletas resulta fácil y divertido; es muy frecuente ver en las películas a los niños con las mamás haciendo unas galletitas para pasar el rato y de paso, desayunar bien. Yo no solía hacer galletas, casi siempre hay en casa un paquete de las famosas María de toda la vida que solucionan el apuro de un desayuno rápido (infrecuente en mi caso) o ayudan a elaborar la clásica tarta de chocolate.

Pero como todo, esto es cosa de que te pique la curiosidad y decidas  hacer unas galletas a ver qué pasa. Lo cierto es que solamente con el olor que se esparce por la casa cuando se hornean, entran ganas de hacerlas sin pereza. He hecho galletas saladas, de turrón y éstas de avena.

Hoy presento una versión rústica, llamada así  por su  forma indefinida, no se cortan con cortapastas ni se moldean con figuras concretas. Tan solo se forma la bola a mano y, al depositarla en el horno, ella misma se expande con el calor, formando una galleta aparentemente seca pero sorprendentemente jugosa en su interior. No es un bollito, no es una galleta plana y que cruje, pero es una delicia que está muy buena ý que merece la pena probar. Rústica en su aspecto y amable al paladar.

Sin más, ahí va la receta.

INGREDIENTES

  • 130 g. de mantequilla blanda
  • 80 g. de azúcar
  • 80 g de azúcar moreno
  • 1 huevo entero
  • Media cucharadita (café) de concentrado de vainilla líquida o en polvo o las semillas de una vaina de vainilla
  • 190 g. de harina
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1/4 cucharadita de canela molida
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato sódico
  • 2 manzanas Granny Smith
  • 60 g. de avena en copos

PREPARACIÓN

Precalentar el horno a 170º. Mientras, colocar en dos bandejas de horno una lámina de papel para hornear y tenerlas preparadas para ir depositando la masa en cuanto esté lista.

Pelar las manzanas y sobre un cuenco o plato, rallarlas. Hay que tener en cuenta que enseguida liberan agua que habrá que desechar después. Reservar.

Tamizar la harina junto con el bicarbonato, la sal y la canela. Reservar.

Batir la mantequilla y el azúcar (los dos tipos) enérgicamente y preferiblemente con una batidora con varilla para que la mezcla quede cremosa. Echar la vainilla y el huevo y seguir batiendo hasta que se integre todo bien.

Añadir ahora la mezcla de harina que tenemos reservada. Batir a mano o con la batidora nuevamente hasta formar una masa homogénea.

Escurrir bien la manzana (yo lo hice sobre un colador)y  añadir unos 70 g. de manzana rallada sobre la masa anterior junto con los 60 g. de avena.  Ahora sí, mezclar todo A MANO, notando cómo la masa se vuelve un poco húmeda y se integran bien todos los ingredientes.

Sobre el papel de horno colocado en las bandejas, ir cogiendo porciones con la ayuda de dos  cucharas soperas. Moldear la bola con las manos y dejarla en el papel. En cada bandeja yo puse seis bolas, porque al expandirse pueden chocar unas con otras.

Hornear durante 15/20 minutos. Si se quieren más tostadas y más “duritas” dejarlas un poco más pero ¡ojo! con el horno de cada uno. Debemos saber como funciona el tema calor, no hay dos hornos iguales.

Sacarlas sobre una rejilla y dejar que se enfríen para que estén firmes.

Más cosas

Estas galletas se mantienen bien en un recipiente hermético o en una caja de metal de las de toda la vida.

No se deben poner más de seis piezas en cada bandeja para que no se pequen unas a otras.

La canela se puede omitir  aunque es poca cantidad y da un gusto muy agradable.

Al ser una masa muy fluida, que se pega a las manos, no pueden usarse cortapastas con formas originales, pues  con el calor, la bola de masa se ablanda y expande.

Se pueden usar otras manzanas, pero esta variedad suelta bien el agua, que, en exceso, puede estropear la masa.

 

Fuente: “The hummingbird bakery”

Quizá también te guste

Comentarios

Últimas recetas publicadas

¿Nos sigues en Facebook?

¿Nos sigues en Google+?

¿Nos sigues en Blogger?