Torrijas de naranja

Receta publicada por el

Hoy es Domingo de Ramos; cuando era pequeña, mi madre siempre nos compraba una prenda de ropa, generalmente de ropa interior, para estrenarla e ir con nuestra palma a la procesión. Era una fecha muy esperada, porque en aquella época, estrenar algo era una auténtica fiesta. Unos calcetines blancos, muy blancos, unos zapatos o una camisa interior era tanto como para celebrar por todo lo alto el inicio de la Semana Santa, acompañando a la procesión de la Borriquilla.

Hoy, bastantes años después, no estreno nada para ponerme. Lo que estreno es nueva receta acorde a los días en los que estamos y versionando un clásico, que nunca debería desaparecer de nuestras casas en estas fechas.

La torrija es una auténtica receta de aprovechamiento; el pan del día anterior se convierte en una exquisitez gracias a otros ingredientes como la leche, la canela u otros tantos que transforman una humilde porción de pan en una auténtica fiesta para el postre.

La de hoy es una torrija un poco diferente; en principio mi idea era hacer la clásica de leche, y añadir al final y sobre ella un almíbar de naranja. Pero decidí que hacer una buena cantidad de almíbar me permitiría eliminar la leche y empapar con él el pan, de forma que el sabor cítrico y amargo de la naranja y la canela impregnarían toda la pieza.

Casi todo está inventado, pero estoy segura de que en cada casa, damos nuestro toque personal que hace de cada comida y de cada postre un nuevo reto personal  muy esmerado.

Ahí va la receta.

INGREDIENTES

  • Una barra de pan del día anterior
  • 2 o 3 naranjas
  • El zumo de las naranjas
  • La ralladura de una de las naranjas
  • 1 vaso de ron
  • 2 vasos de agua
  • 150 g. de azúcar
  • Una rama de canela
  • Aceite de oliva suave, o de girasol, para freír
  • 3-4 huevos para el rebozado

PREPARACIÓN

Cortar la barra de pan en rodajas más o menos gruesas. Colocarlas en una fuente un poco honda.

Poner en un cazo el zumo de las naranjas, la ralladura, el ron, el agua, el azúcar y la canela. Infusionar durante una media hora o hasta que se vea una consistencia cercana al almíbar. Retirar del fuego y dejar templar.

Cuando esté templado el almíbar, echarlo sobre el pan y dejar reposar un par de horas hasta que se haya empapado bien, pero lo justo para que no se rompan. Dejar  reservado un poco de este almíbar, aproximadamente un vaso y ponerlo nuevamente al fuego hasta que se espese más que el que hemos utilizado para mojar el pan.

Batir tres o cuatro huevos y rebozar en ellos las rebanadas de pan.

Calentar el aceite y freír las torrijas hasta que adquieran un bonito color dorado.

Servir cada torrija rociándola con el almíbar resultante de la segunda cocción, más espeso y anaranjado.

Más cosas

La cantidad total de líquido resultante es aproximadamente 750 ml. Con esta cantidad, tendremos suficiente para empapar las rebanadas de pan y también para hacer la salsa que servida encima de la torrija la hace realmente exquisita.  Pero tened en cuenta que el almíbar no empapa como la leche que se absorbe con más facilidad,  así que no os quedéis cortos en líquidos, mejor que sobre, incluso podéis aumentar más zumo de naranja. La experiencia me ha demostrado que, a veces, el interior de la torrija puede quedar escaso de “moje” y eso no estaría bien. Ahí lo dejo.

Si te pasas en la segunda cocción del almíbar, lo que ocurre es que se consume casi todo el líquido y queda algo muy cercano a una mermelada;  está muy buena, pero es mejor vigilar y no pasarse para que se pueda salsear bien la torrija.

Si se utiliza todo el almíbar para empapar el pan y no queda nada, pues a animarse y a hacer otro poquito para la salsa. Y si no, pues se sirven con miel o azúcar y…¡ ya está!

Fuentes de información: He visto varias recetas por la red, también en las revistas de cocina y en libros de repostería; oí en un programa de rne al cocinero Sergio Fdez. y preparaba una parecida. He elegido ésta, haciendo mi propia versión de una torrija muy especial.

Quizá también te guste

Comentarios

Últimas recetas publicadas

¿Nos sigues en Facebook?

¿Nos sigues en Google+?

¿Nos sigues en Blogger?