Brazo de gitano de Speculoos

Receta publicada por el

Aprovechando un viaje que ha hecho mi hija Ana para estar con su amiga Ángela, le pedí que me trajera o bien unas galletas o bien un bote de crema de Speculoos.

Las galletas Speculoos son típicas de ciertos países como Bélgica, Holanda, ciertas partes de Alemania o Francia. Son habituales en Navidad, aunque se encuentran durante todo el año,  y tienen formas diversas que recuerdan escenas relativas a San Nicolás. Se preparan con harina, azúcar moreno, poca levadura, mantequilla y especias, entre otras canela, que aporta ese sabor tan especial y único. Con las galletas o con la crema se hacen muchísimos postres, y yo he decidido que podría estar rico un brazo de gitano, relleno de la crema en cuestión en vez de los tradicionales nata o chocolate.

Así que me puse manos a la obra y el resultado fue muy bien acogido, gustó mucho y creo que con la excusa de la dichosa crema debería viajar más a menudo para comprarla.

Y ahí va la receta.


INGREDIENTES

Para el bizcocho:
  • 120 g. de harina
  • 120 g. de azúcar
  • 4 huevos
  • Un poco de sal
Para el relleno:
  • Un bote de crema de Speculoos (en su defecto, Nocilla, Nutella…)
Para el almíbar:
  • 150 ml. de agua
  • 100 g. de azúcar
  • 50 ml. de ron

PREPARACIÓN

Precalentar el horno a 180º.

Mezclar con las varillas los huevos con el azúcar hasta que blanqueen; batir mucho, por lo menos entre 10 y 15 minutos. Las varillas eléctricas van de cine para este paso.

Añadir la harina tamizada y la sal y con movimientos envolventes, con la ayuda de una espátula, mezclar bien.

Colocar sobre una bandeja de horno un papel apto para hornear y extender la masa a lo largo de la bandeja, bien extendida, ya que debe quedar una capa no gruesa.

Meter al horno. En 10/12 minutos estará hecho.

Para hacer el almíbar mientras se cuece el bizcocho, se pone al fuego el agua con el azúcar y el ron. Se lleva a ebullición y se baja un poco la temperatura. Se tiene al fuego durante unos quince minutos aproximadamente. Adquirirá textura de almíbar y es entonces cuando lo untaremos.

Sacar el bizcocho plano del horno, dejar templar un poco y colocarlo sobre un paño húmedo que habremos puesto en la encimera o mesa de trabajo. Se puede aprovechar el mismo papel, colocándolo sobre el paño, para enrollarlo.

Con un pincel de silicona, untar el almíbar por toda la superficie, hasta que quede bien impregnado. Debe quedar jugoso.

Con cuidado, untar la crema de Spéculoos sobre la plancha de bizcocho y, una vez, bien cubierto, proceder a enrollarlo, con la ayuda del paño.

Dejarlo cubierto con el paño durante un buen rato, para que se fije la forma del rollo. Un par de horas es más que suficiente.

Cortar en cilindros y servir. Es ideal para acompañar un chocolate caliente, el té o el café de la merienda.

Más cosas

No olvidarse del almíbar es muy importante; a mí me pasó en el primero y aunque estaba bueno, sí resultó un poco seco.

El interior está relleno de esta crema por puro capricho mío; si vais por los Países Bajos podéis aprovechar y comprar o siempre hay un amigo que nos lo puede traer; pero no es perdonable dejar de hacer un exquisito brazo de gitano por no tener esta crema. La Nocilla de siempre o la Nutella tan de moda ahora, pueden ser dos rellenos también ricos y diferentes.

Quizá también te guste

Comentarios

Últimas recetas publicadas

¿Nos sigues en Facebook?

¿Nos sigues en Google+?

¿Nos sigues en Blogger?