Berenjenas a la parmesana (melanzane alla parmigiana)

Receta publicada por el

Tras el paréntesis al que me referí en la última entrada, vuelvo a mis quehaceres blogueros y tras agradecer a todos las muestras de cariño que he recibido, voy a presentar hoy una rica receta que aprendí este verano durante nuestro viaje al norte de Italia.

La receta se la debo a nuestra amiga Cristina Magioncalda que nos mostró, con una cena exquisita, sus grandes dotes de cocinera y me enseñó la receta que hoy he preparado.

La ”melanzane alla parmigiana” es un plato puramente mediterráneo que mezcla con sabiduría las cualidades del tomate y la berenjena con las del aceite de oliva y el queso; la presentación como una lasaña se debe a la forma que se obtiene a base de colocar capa sobre capa; yo, en esta ocasión,  la presento en torre, colocando además del tomate frito, unas rodajas de tomate natural. También me he permitido la licencia de usar tres quesos: provolone, que da un excelente sabor, mozzarella que aporta ese aspecto fundente tan característico y parmesano rallado sobre cada capa.

La receta la explico , en principio, para hacerla en forma de lasaña, fácil de elaborar pero también referiré cómo hacerla según se va a ver en las fotografías.

Sin más dilación, que esta vez me he retrasado mucho, ahí va la receta.

INGREDIENTES

(para 4 personas)

  • 2 berenjenas medianas
  • 100 g. Mozzarella
  • 100 g. de Provolone
  • 50 g. de Parmesano rallado
  • Aceite de oliva
  • Un poco de harina y de pan rallado
  • Sal

Para la salsa de tomate:

  • 6 tomates maduros o un bote de tomate natural triturado pequeño
  • Un diente de ajo
  • Aceite de oliva
  • Sal

PREPARACIÓN

Lavar las berenjenas y cortarlas en rodajas; colocarlas en una fuente con un poco de sal y esperar unos 15 minutos para que no amarguen. Reservar.

Cortar en lonchas finas el queso provolone (yo lo hice con mandolina). Reservar.

Mientras, cortar el ajo en láminas y sofreír sin quemarlo en una sartén con aceite; añadir el tomate pelado y cocinarlo durante 15-20 minutos a fuego bajo/medio.

Cuando las berenjenas estén listas, pasarlas por un poco de harina y pan rallado y freír en aceite de oliva; sacarlas a una fuente con papel absorbente. Reservar.

Preparar una fuente de horno, colocando una primera capa de tomate frito; sobre ésta una de berenjenas y sobre ésta una de queso provolone cortado en láminas finas,  además, espolvorear con parmesano. Para la segunda capa, el orden será: capa de tomate frito, berenjenas, mozzarella y parmesano rallado y así sucesivamente hasta terminar siempre con la última capa espolvoreada de queso parmesano rallado.

Si se elije presentación en torre, la única diferencia es que colocaremos entre capa y capa una rodaja de tomate natural, siendo la base de tomate frito igual que en la lasaña. El resultado sería: capa base de tomate frito, berenjenas, queso provolone, queso parmesano rallado, rodaja de tomate natural, berenjenas,  queso mozzarella, queso parmesano rallado y así sucesivamente acabando siempre con queso rallado.

Meter al horno precalentado durante 30 minutos, a 200º.

Servir caliente, como porciones de lasaña o en forma de torres individuales.

Más cosas

Hay que tener cuidado al elegir el recipiente para la lasaña; si es demasiado grande, quedará demasiado extendida y tendrá pocas capas. Recomiendo utilizar un molde de cristal apto para horno, de 22x17, aproximadamente.

Recomiendo moderación con la sal, ya que los quesos ya aportan casi lo suficiente.

Quizá también te guste

Comentarios

Últimas recetas publicadas

¿Nos sigues en Facebook?

¿Nos sigues en Google+?

¿Nos sigues en Blogger?