Menú de Navidad 2014. Crema de guisantes con gamba crujiente (Aperitivo)

Receta publicada por el

El reto de cada año por estas fechas es elaborar unos platos que aporten ideas para las distintas celebraciones de la Navidad. En mi caso, lo que más valoro es que sean recetas que me permitan si no del todo, sí en parte, prepararlas con cierta antelación para que el día en que nos nos juntamos, no sea imprescindible estar muchas horas metida en la cocina. Siempre, algunos nervios son inevitables por el natural deseo de que todo salga bien y de que la armonía reine en la mesa.

Este año un entrante estrena el menú navideño. Salvo el crujiente de la gamba que requiere prepararse poco antes de servirlo, lo demás puede estar preparado incluso un par de días antes. La crema de guisantes, una vez hecha, se conserva muy bien en la nevera, bien tapada. Nos ha parecido perfecta la combinación del sabor de la gamba con el de los guisantes, y muy bonita la combinación de los colores, cosa que para las fotos se agradece mucho. Un aperitivo diferente, apetecible y muy festivo.

Empezamos: ahí va la receta.

INGREDIENTES

(para 6 comensales)

Para la crema de guisantes:

  • 100 g. de cebolla
  • 100 g. de puerro
  • 500 ml. de caldo  (preferiblemente de pollo, casero)
  • 500 g. de guisantes congelados
  • 80 ml. de aceite de oliva
  • Sal a gusto

Para el crujiente de gambas:

  • 12 gambas
  • Fideos chinos
  • Una clara de huevo batida
  • Aceite de oliva

Empezaremos preparando la crema de guisantes; para ello se pone el aceite de oliva a calentar en una cazuela. Cuando esté a punto se añade el puerro y la cebolla y se deja hacer unos diez minutos a fuego medio-bajo para que queden blanditos pero sin tostarse. Añadir entonces el caldo, remover y echar los guisantes; corregir el punto de sal. Dejar cocer 20 minutos con la cazuela tapada y a fuego medio. Pasado este tiempo retirar del fuego y cuando esté templada triturar con una batidora hasta que quede una textura cremosa . Si deseamos una crema más fina y delicada, pasar nuevamente, pero esta vez por el chino. Reservar.

Coger un montoncito de los fideos chinos (vienen muchos en el paquete) y hervir 4 minutos que es lo que indica el envase. Una vez cocidos, colar y pasar por el grifo de agua fría. Reservar.

Para la preparación de las gambas hay que pelar las colas y quitar las cabezas, dejando, si no se rompe,  la parte final dela colita. Pasar cada una por la clara de huevo, enrollar unos cuantos fideos alrededor y volver a pasar por la clara, dejándolas reposar en un plato hasta tener las doce gambas envueltas con los fideos. Poner en una sartén aceite de oliva y cuando esté bien caliente, freír cada gamba durante aproximadamente un minuto por cada lado porque se hacen enseguida. Lo interesante es que el aceite esté bien caliente para que el crujiente quede en su punto.

Para servir el entrante, depositar en vasitos una cantidad de crema de guisantes y colocar una gamba con su “gabardina” de fideos. Otra presentación posible es insertar cada gamba en una brocheta y servir ésta dentro del vaso con la crema.

Precioso y exquisito. Éxito asegurado.

Más cosas

De esta receta saco una pega: la dificultad para enrollar las gambas crudas con los fideos; se resbalan mucho y hay que tener un poco de paciencia. A veces cuando ya has envuelto una, al pasarla de nuevo por la clara se sueltan los fideos, pero es cuestión de maña y el resultado merece la pena el esfuerzo. La función de la clara es de ayudar a pegar, pero también es muy resbaladiza.

El paquete de fideos chinos (fideos de arroz) es grande y cunde mucho ya que con unos pocos “enrollamos” las doce gambas. Son muy ricos, se pueden usar para otras preparaciones, como guarnición o acompañamiento.

La idea del rebozado con fideos la encontré en el blog www.marialunarillos.es

Y me pareció perfecto “casarla” con una cremita de guisantes…

Quizá también te guste

Comentarios

Últimas recetas publicadas

¿Nos sigues en Facebook?

¿Nos sigues en Google+?

¿Nos sigues en Blogger?