Tarta de manzana al estilo de Blancanieves

Receta publicada por el

Vaya título, ¿eh?

Andaba yo en la tarea de estrenar este molde tan bonito que me han echado los Reyes Magos este año y directamente se me vino a la memoria la figura de Blancanieves, (de Walt Disney, claro) con una tarta en las manos ofreciéndosela a los enanos. Parece ser que en la película, ella se refiere a una tarta de piña y que es la malvada bruja la que le dice que la tarta que de verdad les gusta a los enanitos es la de manzana; así que yo, sabiendo de antemano que iba a triunfar en casa he decidido hacer la famosa tarta de manzana americana o apple pie o como queráis llamarla.

En realidad, en este blog, tengo publicada una muy parecida que es la Tarta de manzana de la bisabuela Tanta. En efecto, ambas se parecen pero tienen algunas diferencias. La tarta que presento hoy lleva la manzana reineta cortada en trozos grandes que se cuecen previamente en el microondas para conseguir que se ablande antes de hornear; aparte va aromatizada con canela, incluso con jengibre o alguna especia más en el caso de las MUY MUY americanas y se cubre con una tapa de masa quebrada igual que la que lleva en la base. Por lo tanto, siendo parecidas no son iguales y me parecía que ésta puede tener un lugar muy “dulce” en el blog como tributo a la princesa Blancanieves.

Por cierto, las manzanas no están envenenadas. Aquí os dejo la receta.

INGREDIENTES

Para la masa quebrada:

  • 300 g. de harina
  • 150 g. de mantequilla FRIA
  • Una cucharadita pequeña de sal
  • Una o dos cucharadas de azúcar (si se desea la masa dulce)
  • 70 g. de agua

Para el relleno:

  • 3 o 4 manzanas de reineta
  • 2 o 3 cucharadas de azúcar blanco o integral
  • Zumo de un limón
  • Canela en polvo (opcional)
  • Un huevo para pintar

PREPARACIÓN

Para preparar la masa quebrada podemos ayudarnos de un robot amasador (Kitchen Aid, Thermomix, Mycook…) o bien amasar a mano porque es muy fácil.

Se echa en un bol grande la harina, la sal y el azúcar. Se mueve bien con la mano o con la ayuda de una espátula. A continuación se echa la mantequilla FRÍA en taquitos y el agua y con los dedos vamos amasando hasta que se forme una masa irregular, como en trozos.

Si se hace el amasado en robot, echaremos los ingredientes en la amasadora y mezclaremos a velocidad media-rápida hasta que se forme una masa en trozos.

Formamos una bola y envolvemos en plástico e introducimos en la nevera al menos media hora.

Mientras, pelamos y descorazonamos las manzanas. Se cortan en gajos y se colocan en un bol apto para microondas. Se esparce el zumo de limón y las cucharadas de azúcar (más o menos según guste más o menos dulce). Se introduce en el horno y se cuecen a máxima potencia unos 10 minutos o hasta que se vean blanditas las porciones de manzana. Sacar el bol y ESCURRIR el líquido resultante de la cocción y reservarlo si se va a usar después.

Precalentar el horno a 190º. Función aire al introducir el pastel.

Una vez fuera la masa de la nevera, se divide la masa en dos partes y se alisa con un rodillo hasta obtener dos círculos: uno para la base y otro para la tapa.

Untar el molde generosamente con mantequilla y enharinarlo; coger uno de los dos círculos de masa quebrada y colocarlo sobre el fondo del molde; iremos empujando la masa con los dedos sobre las paredes del molde para que adquiera la forma y quede bien adherido. Seguidamente se esparcen encima los gajos escurridos de manzana y ahora, si se desea, se espolvorea la canela. Con el otro círculo tapamos el relleno y también con los dedos vamos formando un borde como se hace en las empanadas. Con la punta de un cuchillo se hacen cuatro cortes en el centro, en forma de X para que haga efecto chimenea.

Se pinta con el huevo batido o con el líquido resultante de la cocción de las manzanas; yo lo he hecho de las dos formas y queda más brillante con el huevo.

Introducir en el horno precalentado durante 35 minutos a 190º con aire o 200º sin aire. ¡Ojo! hay que vigilar porque no todos los hornos son iguales.

Sacar del horno, reposar sobre una rejilla y tomar templada.

Más cosas.

El molde que he usado es redondo, de 26 cm y se puede comprar aquí: http://www.marialunarillos.com/reposteria/utensilios/moldes/de-ceramica.html#/page/2

Utilizando manzanas reinetas, el sabor es más ácido pero al ser harinosas se cuecen estupendamente.

Se pueden utilizar dos planchas de masa quebrada o brisa compradas; recomiendo hacerla a mano alguna vez porque las masas “enganchan”.

Hay ciertas recetas de masa quebrada en las que se pone un huevo o la yema; añadir huevo aporta algo más de grasa y parece que pueden ser más resistentes a la humedad, cosa a tener en cuenta en los rellenos húmedos. Pero lo que más aporta el huevo, o la yema, es color y yo, en esta receta no lo he utilizado.

La mantequilla fría produce un efecto de no cohesión con la harina, por eso el aspecto de esta mezcla recién amasada (a mano o en robot) es como en trozos o migas. Al amasarla después con las manos se unen perfectamente los trozos y resulta una masa lisa y flexible que se trabaja bien con el rodillo.

Se puede suprimir el azúcar de la masa y hacer una masa neutra que nos sirve de base para tartas dulces o saladas.

Quizá también te guste

Comentarios

Últimas recetas publicadas

¿Nos sigues en Facebook?

¿Nos sigues en Google+?

¿Nos sigues en Blogger?