Lomo asado al Oloroso

Receta publicada por el

Esta receta se prepara en poco tiempo, se elabora de una manera sencilla y el resultado es de 10. Poco más puedo decir. Son cuatro ingredientes y esto sin incluir la sal y la pimienta… que entonces suman 6.

A veces, con esta vida que llevamos, se agradecen recetas como esta. Se puede hacer el día anterior y dar un último calentón en el horno antes de servirlo o bien, si no se te olvida comprar o descongelar el lomo, es un plato ideal para dedicarse a otras cosas mientras se hornea por la mañana. Una guarnición con patatas asadas o un puré de patata bien cremoso me parece el acompañamiento ideal.

En la receta de hoy es importante utilizar un buen vino oloroso, variedad de vino de Jerez , dorado oscuro y muy aromático, característica esta última que consigue potenciar el sabor de la carne. El color dorado oscuro consigue una salsa que junto con el jugo propio de la carne está para mojar pan.

No me entretengo más. Si alguna vez alguien quiere conocer otra receta de lomo, invito a probar el Lomo de cerdo en hojaldre (Wellington), también fácil aunque algo más elaborado.

Y aquí está la receta.

INGREDIENTES

  • Una pieza de lomo de cerdo de unos 750 g.
  • Queso en lonchas
  • Bacon en lonchas o Jamón serrano
  • Dos vasos de Oloroso
  • Sal y pimienta

PREPARACIÓN

Precalentar a 200º el horno.

Revisar la pieza de carne para comprobar que está limpia, libre de grasa o de alguna telilla. Salpimentar moderadamente por todos los lados.

Colocarla sobre una base de madera y hacer varios cortes profundos con un cuchillo pero sin llegar hasta el final de la pieza; meter en cada corte una loncha de queso y otra de bacon (o jamón se se prefiere).

Poner la carne en una fuente apta para horno (barro, cristal…) y rociar con los dos vasos de oloroso.

Meter al horno precalentado a 190º-200º durante 25 minutos. Si durante la cocción se quedara sin líquido se puede añadir un vaso de agua u otro de oloroso (o medio de agua con medio de vino).

Pasado este tiempo recomiendo abrir el horno y ver el interior de la pieza. Si está rosada es el punto ideal de la carne pero si se prefiere más hecha meter al horno de nuevo y dejarla unos 10 minutos más.

Más cosas

El oloroso, como ya he dicho, aporta aromas diferentes a otros vinos. Pero si no se tiene, siempre se puede sustituir por un par de botellines de cava o vino blanco sin más. Eso sí, que sea un poco bueno. El resultado no será el mismo pero seguro que está rico: el lomo de cerdo es muy versátil y admite distintos aderezos.

El sabor que da el bacon es estupendo pero sé que hay detractores del mismo. Así que una buena alternativa es el jamón.

Tanto si se usa bacon como jamón hay que moderarse con la sal cuando se embadurne el lomo. No corramos el riesgo de salar más de la cuenta.

Es posible, dependiendo de los hornos, que la parte de arriba del lomo se ponga tostado cuando aún le falta tiempo. En este caso, se puede cubrir con una hoja de papel de aluminio para que no se queme en exceso. No es frecuente que pase o al menos a mí no me ha pasado, pero es un truco que suele ir bien.

Actualmente hay hornos con sonda de medición de temperatura; en estos casos, se introduce la aguja en el interior de la pieza de carne y el horno para su cocción en el momento justo y cuando ha conseguido la temperatura adecuada. Quien tenga un horno con esta función, merece la pena utilizarlo. En el manual de uso suelen explicar bien como se utiliza la sonda y generalmente puede ajustarse la temperatura en función del gusto de cada cual, carne más hecha, menos hecha, al punto...

Quizá también te guste

Comentarios

Últimas recetas publicadas

¿Nos sigues en Facebook?

¿Nos sigues en Google+?

¿Nos sigues en Blogger?