Papas con choco. Patatas guisadas con sepia

Receta publicada por el

Las papas con choco son un plato típico y exquisito de la cocina andaluza nacido entre pescadores que necesitaban de una comida nutritiva y caliente para aguantar los rigores del frío; acerca del origen de dicho plato algunos autores lo sitúan en Huelva y otros en Cádiz. Por tierras castellanas la sepia es muy conocida y consumida, a la plancha, con arroz o en otro tipo de guisos. Sea como fuere, lo que nos interesa de esta receta es que es muy fácil de elaborar, con ingredientes sencillos y con un resultado excelente que en estos tiempos de frío resuelve un plato de cuchara de esos que tanto nos gustan.

Esta receta de papas con choco me la enseñó mi consuegra, que no es ni de Cádiz ni de Huelva, es una sevillana que gusta también de la buena cocina y que un día en su casa nos agasajó con este plato. Yo no lo había tomado nunca y me gustó tanto que le pedí la receta y desde entonces se ha convertido en un básico. Tengo que decir que en la receta original se utiliza vino blanco pero justo el día que decidí preparar la sesión de fotos para el blog no tenía por lo que recurrí a una botella de sidra de Asturias (tengo devoción por ambas tierras Andalucía y Asturias) y el resultado fue espléndido y puedo decir que he probado las dos versiones del mismo plato: andaluza con vino y asturiana con sidra. Ambas muy ricas, por cierto.

Anécdotas aparte, hoy presento esta receta que es la versión más cercana a la que me enseñó Manuela con alguna diferencia que no resta sabor ni prestancia a la original.

INGREDIENTES

(para dos personas)

  • Dos o tres cucharadas de aceite de oliva
  • Una cebolla mediana
  • Un pimiento verde (italiano o medio  del otro)
  • Medio diente de ajo
  • Un Tomate natural
  • Laurel
  • Sal
  • Una sepia mediana
  • Medio vaso de vino blanco (en este caso, sidra)
  • Dos vasos de caldo de pescado o, en su defecto, de agua
  • Dos patatas por persona
  • Perejil

PREPARACIÓN

Picar finamente la cebolla, el pimiento y laminar el diente de ajo.

Poner en una cazuela el aceite de oliva y cuando esté caliente poner las verduras a pochar hasta que estén blanditas.

Mientras, limpiar la sepia y cortarla en trozos. Puede haber hecho esto el pescadero. Reservar.

Cuando pasados unos 10 minutos está listo el rehogo anterior, añadir el tomate natural rallado, el laurel y la sal. Dejar nuevamente al fuego otros cinco minutos hasta que se haga bien el sofrito.

Añadir entonces los trozos de sepia y el vino blanco y mezclarlo todo bien con una cuchara.

Echar el caldo o el agua y dejar a fuego medio durante 10-15 minutos para que la sepia quede blandita.

Pelar, limpiar y cortar las patatas chascando los trozos. Reservar.

Pasado este tiempo añadir las patatas y seguir cociendo a fuego medio hasta que estén hechas. Debe quedar un caldo con cierto espesor, “gordito” o “trabado*” como dirían algunos.

Servir bien calientes espolvoreadas con perejil seco o con una ramita fresca.

Más cosas

Ingredientes opcionales: guisantes en lata, colorante y caldo de pescado. Los guisantes se ponen al final del guiso pues ya están cocidos, el colorante se echaría con el agua y el caldo es perfecto si lo tenemos hecho con antelación o congelado pero no es imprescindible.

En algunas recetas he visto que utilizan tomate frito. Yo no lo he usado nunca pero supongo que es una opción válida y buena, si es casero mucho mejor.

*trabar: espesar o dar mayor consistencia a un líquido o a una masa mezclando bien sus ingredientes. Fuente: Diccionario de la Lengua Española. R.A E.

Quizá también te guste

Comentarios

Últimas recetas publicadas

¿Nos sigues en Facebook?

¿Nos sigues en Google+?

¿Nos sigues en Blogger?