Pollo relleno al horno. Navidad 2017.

Receta publicada por el

Ando tarde. Lo sé. A estas alturas quien más y quien menos tiene pensado, planeado, organizado e incluso adelantado ya el menú de Navidad. Son cosas que pasan, a veces el tiempo se nos viene encima sin darnos cuenta de que en unas horas la cena de Nochebuena está aquí y aún no tenemos decidido nada.

Para esta situación traigo la receta perfecta o casi perfecta: un pollo relleno y asado en el horno que se tarda poco en elaborar, que te permite hacer otras cosas mientras se cocina en el horno, que puede hacerse con antelación y que acompañado de una guarnición resuelve un plato principal.

Creo que el éxito de este asado reside en el buen horneado y, por supuesto, en el relleno; ambos deben conseguir que tengamos una carne jugosa, de fácil digestión y excelente sabor. Los rellenos son sencillos y admiten muchas posibilidades, optando siempre por lo que sea del agrado de los de casa y huyendo de mezclas demasiado arriesgadas que no deben probarse en fechas como estas. Con este plato creo que vamos a lo seguro, a comer a gusto, a disfrutar de la mesa y del momento habiendo pasado en la cocina el tiempo necesario sin dejarnos la vida en ello.

Unos entrantes, plato principal y una degustación de dulces navideños pueden ser suficientes para llenar nuestra mesa de Navidad.

Y yo desde Ven a la cocina os deseo unas Fiestas llenas de alegría y que la mesa reúna a lo mejor de cada casa. ¡Feliz Navidad!

INGREDIENTES

(para 4 personas)

  • Un pollo (2-2,5 kg. aprox.) deshuesado

Relleno:

  • 500 gr. de carne picada (mixta)
  • 200 gr. de jamón ibérico
  • Un puñado de pasas
  • 5-6 ciruelas pasas
  • Un puñado de piñones
  • Sal y pimienta

Salsa:

  • 1 botella pequeña (tipo Benjamín) de vino espumoso blanco
  • 1/2 vaso de coñac (vale en el que hemos macerado las pasas)
  • 1 vaso de caldo de pollo (opcional)
  • Una cebolla hermosa
  • 6 ciruelas pasas

Guarniciones posibles:

  • Compota de manzana: una o dos manzanas de reineta, 2-3 cucharadas de agua o vino blanco y una cucharita de azúcar. Cocer hasta que se deshaga la manzana y adquiera un ligero color dorado.
  • Patatas asadas: 6 patatas pequeñas, limpias y sin pelar y asadas junto al pollo .
  • Puré de patatas: patatas cocidas, leche, mantequilla, sal y pimienta blanca. Cocer las patatas, pasar por pasapurés, añadir la leche caliente y la mantequilla hasta conseguir un puré cremoso. Salpimentar.

PREPARACIÓN

Antes de empezar, se limpia bien el pollo que lo habrá deshuesado nuestro carnicero de confianza. Limpio y abierto por la mitad se coloca sobre una tabla o mesa de trabajo.

Las pasas se deben macerar, al menos media hora antes de comenzar, en el medio vaso de coñac que después reutilizaremos.

Las ciruelas pasas si son grandes, se cortan en trozos para el relleno. Las de la salsa se dejan enteras.

1. En un bol preparar el relleno mezclando la carne picada con el jamón también picado muy menudo; añadir las pasas, las ciruelas y los piñones y salpimentar. Reservar.

2. Preparar una fuente de horno y colocar la cebolla en trozos repartida por el alrededor de la fuente junto con las ciruelas enteras.

3. Abierto el pollo colocar el relleno en la parte central de forma que permita cerrarlo poniendo los dos laterales uno sobre otro.

4. Coser el pollo de arriba abajo para que quede bien cerrado haciendo un “fruncido” al acabar para evitar que salga el relleno. He visto cocineros que lo atan después con hilo de cocina o incluso lo meten en una malla para que quede con un aspecto más redondeado.

5. Colocar el pollo sobre las cebollas y pasas, salpimentar y añadir el coñac y la botella pequeña de vino espumoso.

6. Meter al horno a 210º hasta que se dore bien la parte de arriba. (aproximadamente 1/2 hora).

7. Abrir el horno y dar la vuelta al pollo para que se ase ahora la parte que quedó abajo; mantener a 210º y si se dora mucho bajar a 200º. Dejar horneando otra hora. En total una hora y media.

Durante este tiempo, el pollo se va asando y debe adquirir un color tostado. Si se aprecia que la salsa resultante va quedando escasa puede irse añadiendo caldo ayudándonos de un cucharón para ir regando según se necesite.

8. Pasado el tiempo se saca la fuente del horno y sobre una tabla o recipiente plano adecuado se procede a retirar el hilo con el que hemos cosido el pollo sin miedo a que se deshaga, ya que quedará compacto y lo podremos lonchear fácilmente.

9. Parte de la salsa, si se desea, se puede triturar y otra parte dejar con las cebollas y las ciruelas enteras.

10. Para emplatar, se sirve una ración de pollo con la guarnición elegida y regada con una o ambas salsas.

Más cosas

Debemos pedir al carnicero que nos deshuese el pollo.

El pollo al abrirlo sin huesos tiene un aspecto peculiar; se aprecia la carne de los muslos y los contramuslos, que es una carne un poco más oscura, y la carne de la pechuga. Se debe aplastar un poco la carne con una paleta para que quede una superficie lo más lisa posible; justo en el medio y formando como un pasillo debemos colocar el relleno. Se cierra fácilmente juntando los dos extremos y cosiéndolos para conseguir un cierre lo más firme posible.

El relleno elegido es el que a mí me gusta y funciona en mi casa pero los rellenos son muy versátiles y dependen del gusto de cada uno. Otras ideas de rellenos son: carne picada y bacon, huevo duro, pimiento rojo, aceitunas y diversos frutos secos como nueces o pistachos. La carne picada es la base sobre la que se añade el resto de ingredientes.

La temperatura del horno debe ser alta para que se dore y por fuera y se haga por dentro.

La guarnición elegida en este caso fueron unas patatas pequeñas, enteras y con piel y unas ciruelas pasas.

Quizá también te guste

Comentarios

Últimas recetas publicadas

¿Nos sigues en Facebook?

¿Nos sigues en Google+?

¿Nos sigues en Blogger?