Roscón de Reyes

Receta publicada por el

Siempre en casa de mis padres primero y en la mía después hubo roscón para desayunar el día de Reyes. Chocolate y roscón eran el desayuno familiar que tomábamos tras abrir los regalos; cuando tuve a mis hijos, la costumbre continuó y el roscón siempre formó parte de esa fiesta tan especial que cierra las Navidades. Cada tarde del día 5 de enero, antes de ver a los Reyes en la cabalgata, me iba a recogerlo a una pastelería donde a mí me parecía que lo hacían muy bien.

Hacer roscón fue para mí un reto; desde que empecé a hacer repostería, sobre todo bizcochos y magdalenas, supe que mi siguiente hito sería hacer este pastel que me parecía difícil por lo laborioso. El primer contacto que tuve con la masa del roscón fue cuando una vecina mayor, amiga de la familia, lo hizo para nosotros y mi madre estaba asustada del tiempo que le había llevado hacerlo. Alabó a la vecina por su paciencia y su esmero y aquel año y algún otro degustamos el roscón de Segunda (que así se llamaba la vecina); bastantes años después volví a otra casa, esta vez la de una amiga mía para aprender la técnica y degustarlo de merienda de Reyes. No me pareció difícil, esta amiga lo hizo con thermomix y la receta la simplificaba bastante ya que por ejemplo no usaba prefermento, hacía la mezcla de todos los ingredientes y lo dejaba fermentar solamente una vez y además… ¡le salía rico!.

Me valió y mucho esta visita porque se me metieron dentro las ganas de hacer roscón y a partir de ahí comenzó mi aprendizaje con este postre tan delicioso. Recuerdo que los dos primeros me quedaron ricos de sabor pero secos y se endurecieron demasiado pronto; con el paso del tiempo, fui aprendiendo de diversas fuentes y diversas recetas hasta llegar a la que presento hoy que suele ser la que mejor resultado me ha dado. Recetas hay muchas, no del todo diferentes pero sí con algunos matices en cuanto a cantidades, prefermento o rellenos. Animo a hacerlo en casa, porque nada tiene que ver con lo que se compra y, aunque lleva su tiempo, no tiene dificultad salvo la de saber esperar.

Hoy, tras unos cuantos años, he perdido el miedo a hacer roscón. Lo he hecho a mano, con ayuda de amasadora y con thermomix y, en los tres casos, con buenos resultados. Ahora puedo asegurar ya que hacer roscón no es difícil, pero requiere tiempo y paciencia para que los levados de la masa se hagan sin prisas. Mientras la masa fermenta nos podemos dedicar a otras cosas, así que es importante saber organizarse.

Este que he preparado para sacar la receta en el blog lo comencé un sábado por la tarde, a las 5 -hora del té-, y lo dejé formado para que hiciera el ultimo levado durante la noche. A la mañana siguiente lo decoré y horneé y pudimos fotografiarlo a mediodía.

Sé que hay muchas recetas en internet para hacer roscón, muchos blogs, tutoriales y vídeos que enseñan a prepararlo. A pesar de ello, este año tenía ganas de publicar mi propia receta de Roscón de Reyes. En mi casa nos gusta sin ningún relleno, nos encanta meterlo en la taza de chocolate y darnos ese capricho dulce una vez al año por lo menos.

Esta es la última receta que pongo en este año que está a punto de acabar; deseo que todos podamos disfrutar del año que comienza con mucha salud y rodeados de nuestra familia. Lo demás se irá resolviendo si sabemos adaptarnos a lo que la vida nos va poniendo en el camino.

¡¡Feliz año 2018!! Y gracias a todos los que siguen este blog porque, como digo siempre, sin ellos nada de esto sería posible.

INGREDIENTES

Para el prefermento:

  • 150 gr de harina de fuerza
  • 100 gr de leche entera
  • 10 gr de levadura fresca de panadería
  • 1 cucharadita de azúcar normal

Para la masa principal:

  • 450 gr de harina de fuerza
  • 100 gr de leche entera
  • 15 gr de levadura fresca de panadería
  • 130 gr de azúcar glas
  • Ralladura de 1/2 limón y 1 naranja
  • 3 huevos
  • 100 gr de mantequilla
  • 30-35 ml de agua de azahar
  • Una pizca de sal

Para el adorno:

  • Un huevo batido
  • Frutas confitadas, en mi caso naranjas confitadas en casa
  • Almendras laminadas o en crocanti
  • Azúcar húmedo (azúcar+gotas de agua)

PREPARACIÓN MANUAL DEL ROSCÓN

1. Preparar el prefermento.

Mezclar la leche con la levadura (se desmiga con los dedos sobre la leche) y añadir la cucharadita de azúcar; se remueve todo y cuando se haya disuelto se añade la harina amasando con las manos hasta obtener una bola.

Esta bola se deja en el bol tapado con film una hora aproximadamente para que doble su volumen. La habitación deberá estar caldeada o bien, se dejará el bol cerca de una fuente de calor como el radiador o el horno caliente. Este es el modo lento.

Si se desea avanzar más rápidamente, cuando la bola esté formada la sumergimos en un bol con agua templada; se espera a que suba a la superficie, es decir que flote, y entonces estará lista para usarla. Este es el método más rápido.

2. Preparar el azúcar aromatizado.

El azúcar de la masa principal, los 130 gr deberá ser azúcar glas. Si es azúcar blanquilla normal, la transformaremos en glas con un robot o una simple batidora, triturando hasta conseguir que se pulverice.

Rallar las pieles del medio limón y de la naranja, cuidando de no añadir la parte blanca.

Mezclar las ralladuras con el azúcar glas y reservar. Resultará un azúcar húmedo y muy aromatizado.

3. Preparar la masa principal.

Colocar en un bol grande la harina y añadir el resto de ingredientes mencionados, los huevos ligeramente batidos y la mantequilla blanda y añadir también la bola de prefermento que habremos preparado un rato antes.

Con la ayuda de una espátula, mezclar los ingredientes.

Cuando estén más o menos mezclados, echar la masa sobre la mesa de trabajo y empezar a amasar. Al principio puede costar un poco más pero enseguida la masa irá ganando en elasticidad y la manejaremos mejor; si vemos que nos resulta difícil esperaremos 5 minutos y volveremos a amasar. Tras el reposo todas las masas responden mucho mejor. Amasar hasta formar una bola. (No es necesario ser expertos en amasar; esta masa se trabaja con las manos durante 5-7 minutos y pronto se vuelve elástica lista para reposar y crecer)

Una vez tengamos la bola, la depositamos en un bol previamente aceitado para evitar que se pegue y la tapamos con plástico. Se deja en reposo hasta que doble su volumen, tiempo que oscilará entre 3 y 4 horas en función del calor ambiente.

Pasado el tiempo de levado y si se ha realizado en las condiciones adecuadas de temperatura, la bola dentro del bol habrá crecido hasta tocar con el film que la cubre; se retira el plástico y se vuelca la masa sobre la mesa de trabajo. Debe ser una masa que se desprende con facilidad de las paredes del bol.

4. Formado del roscón.

De esta masa anterior salen dos roscones de tamaño medio; también puede hacerse uno grande, esto es cuestión de gustos.

Se parte la bola de masa en dos mitades con la ayuda de una rasqueta o de un cuchillo largo y de cada mitad se forma de nuevo una bola que se deja reposar unos 5 minutos.

Se sitúa la bola en la parte central de la mesa y se introducen dos dedos justo en el centro para hacer el agujero que se irá agrandando según vayamos moviendo los dedos. Cuando tengamos el tamaño adecuado de roscón con su agujero en el centro, lo pasamos a una bandeja de horno forrada con un papel de hornear y sobre éste se coloca el roscón.

Es conveniente colocar un vaso o una aro de emplatar bien aceitados en el centro del roscón ocupando el hueco, de forma que en el proceso de levado, aunque al crecer la masa llegue hasta el límite de las paredes del vaso o aro, se mantenga así la forma del agujero.

Dejar levar durante dos horas, igualmente en zona templada y si se desea tapado con un film o paño limpio.

Pasadas las dos horas, de nuevo se habrá conseguido que la masa con forma haya doblado su volumen y es en este momento cuando se puede proceder al adornado y posterior horneado.

5. Adorno y horneado

Poner el horno a calentar a 180o, calor arriba y abajo.

Batir el huevo y pincelar con mucho esmero toda la superficie del roscón o roscones.

Colocar las frutas (si se desea) y poner entre fruta y fruta las almendras en láminas, en crocanti o ambas.

Por ultimo humedecer una cucharada de azúcar con unas gotas de agua, hacer grumos y colocarlos sobre la masa.

Hornear a 180o durante unos 15 minutos si es un roscón pequeño y unos 20 minutos si es más grande, vigilando cuándo se pone doradito que es el mejor indicativo para saber que está bien cocido. Si se tuesta mucho, y queda aún tiempo para sacarlo, se puede poner un trozo de papel de aluminio para tapar la superficie y que no se queme.

Más cosas

Esta receta está hecha sin máquina para disfrutar del amasado con nuestras propias manos.

Aceitarse las manos y la mesa donde vamos a trabajar es recomendable para que no se nos pegue la masa.

La harina siempre de fuerza. Lo suele indicar en los paquetes que encontramos en la tienda.

El horno es muy importante; las temperaturas y los tiempos son los que yo pongo en mi horno, cada uno debe saber si su horno calienta como indica o necesita más o menos tiempo.

Las frutas confitadas son odiadas o amadas así que un roscón puede estar igual de rico si no se ponen, por lo que esto es una cuestión puramente estética y a gusto del consumidor.

Obligadamente hay dos levados: el 1º que se hace con la masa en el bol y el 2º que se hace con el roscón formado pero sin adornos. Puede contarse un tercer levado que sería si la bola de prefermento la dejamos una hora doblando volumen (aunque este paso se puede sustituir por una fermentación rápida sumergiendo la bola en agua templada como expliqué al principio).

Hay autores que ponen el horno a 200o, meten el roscón y los últimos minutos lo bajan a 180º. Yo también he probado así y prefiero la cocción continua a 180o, al menos a mí me funciona bien.

Y… ¿cuándo se meten la sorpresa y el haba? Pues una vez que hemos formado el roscón y antes del segundo levado podemos introducir por la parte de abajo la sorpresa y el haba envueltos en papel plástico o film (no se quema) de forma que si al meterla desfiguramos un poco alguna zona del roscón, ésta se vuelve a recolocar cuando se produce el levado.

Con todo esto creo que ya puedes hacer tu Roscón de Reyes; hazlo y manda tu foto a nuestro Facebook para que salga tu roscón en las fotos de los seguidores.

Quizá también te guste

Comentarios

Últimas recetas publicadas

¿Nos sigues en Facebook?

¿Nos sigues en Google+?

¿Nos sigues en Blogger?