Mi torrija caramelizada

Receta publicada por el

Desde que en febrero de este año que está a punto de acabar, probé en el Restaurante Cándido (soy segoviana y se tiene que notar...) una exquisita torrija caramelizada, no paré hasta encontrar una que fuera lo más parecida posible a la original, ésa que me había dejado un recuerdo casi casi inmejorable.

Probé unas 6 o 7 variedades; las hice de pan de barra, nada; de pan de hogaza aprovechando la miga compacta, nada; de pan de molde que hice yo misma en casa y... parece que me iba acercando pero no llegaba lo que quería. Una compañera me dijo que salía bien con pan de brioche y no dudé en probar. Y en efecto, es el brioche el que da esa textura y ese sabor tan especial a esta torrija. Más tarde supe que Cándido también las hace con este tipo de pan; él mismo me lo dijo. Desde aquí, ¡mil gracias!

Si empapamos el excelente pan de brioche, enriquecido con mantequilla, con  una mezcla de leche infusionada con canela, azúcar y naranja, el resultado es superior. La capa crujiente se consigue esparciendo azúcar sobre la superficie y ayudada por un quemador se obtiene ese tostado que cruje cuando hundes la cucharilla en el postre y que, en contraste con la suavidad de la torrija, proporciona un grato placer a nuestro paladar.

No tenía intención de publicar esta receta en estas fechas pero la verdad es que hace tres o cuatro días hice dos brioches (a falta de uno) que me quedaron secos; estaban bien de sabor pero no les supe dar el punto jugoso de otras veces. Por este motivo y, recordando mi búsqueda de la torrija perfecta, he pensado que sería bueno sumar esta receta a las demás. Hay multitud de recetas de torrijas por la red, seguramente es un fijo de los blogs gastronómicos, con y sin caramelizar, pero me gusta tanto que no me he resistido a prepararla.

La receta es simple y es la de toda la vida; la diferencia está en que no lleva rebozado. Los pasos son similares salvo éste que se omite. Y ésta es la receta que yo hago.

INGREDIENTES.

(para 6 personas, unas 12 torrijas)
  • Un pan de brioche
  • Leche, 1 litro
  • Nata líquida, 100 ml.
  • Azúcar, 2 cucharadas
  • Piel de naranja.( Hay quien prefiere limón o incluso las dos.)
  • Un palo de canela.
  • Azúcar integral para espolvorear
Necesitaremos un soplete quemador.

PREPARACIÓN.

Cortar el pan en rodajas gruesas; poner a cocer la leche junto con la canela, la piel de naranja, la nata y el azúcar. Cuando rompa a hervir, retirar del fuego y dejar templar para que se mezclen los aromas. Una vez templada cubrir en una fuente honda las torrijas con la leche. Cuando estén bien empapadas escurrirlas y colocarlas en los platos de servir.

Poco antes de llevar a la mesa, echar azúcar moreno por encima de cada una de las torrijas y con el quemador tostar la superficie hasta que se forme una capa de caramelo.

Más cosas.

Me gusta poner nata cuando hago torrijas, sean tradicionales o caramelizadas, porque me parece que quedan más suaves.

Si hacer el brioche resulta complicado -que no lo es- o no se encuentra, la más parecida es la que se hace con pan de molde, compacto y de rebanada gruesa.

Quizá también te guste

Comentarios

Últimas recetas publicadas

¿Nos sigues en Facebook?

¿Nos sigues en Google+?

¿Nos sigues en Blogger?