Mermelada de naranjas amargas sevillanas

Receta publicada por el

Pasear por Sevilla en primavera es algo más que una agradable actividad, si tenemos en cuenta el maravilloso olor a azahar que desprenden los naranjos repartidos por calles y patios; estos frondosos árboles, que lo serían más de no ser podados en forma redonda, aromatizan el paseo y proporcionan un paisaje colorido, alegre y sobre todo lleno de placeres para disfrutar con los cinco sentidos; porque desde el olor que desprenden sus flores hasta las naranjas que es su fruto más preciado, todo lo que estos árboles nos regalan es puro placer.

Antes de hablar de mermeladas, naranjas y otros adornos culinarios, he buscado con interés información sobre el origen de la presencia de esta fruta en España, en Andalucía concretamente, y veo cómo ciertos autores relatan que en realidad fue el cidro el primer árbol que llegó desde Oriente, y que poseía un olor similar al de los naranjos que posteriormente se plantaron en la ciudad; sus hojas se utilizaban como aromatizantes en perfumería; leyendas como la que relata que fue Hércules quién robó la manzana de oro, son bonitas formas de ilustrar la historia de la naranja amarga sevillana, pero parece que fue en la época andalusí (siglo VIII) cuando los naranjos de fruta amarga llenaron las ciudades y, en concreto, la de Sevilla. Los genoveses ayudaron con su comercio a introducir la fruta en Europa, y ya en el siglo XVIII los ingleses transportaban naranjas fermentadas con azúcar en las bodegas de sus barcos; también se cuenta que la mermelada que degustan en el Palacio de Buckingham se debe a que la naviera McAndrew enviaba naranja a Inglaterra en sus naves, aprovechando las provisiones de hierro que obtenían de las Minas de Riotinto.

Y ya de vuelta a mi realidad y aparte de citas históricas, que es bueno e interesante conocer, tenía ganas de presentar esta receta, aún corriendo el riesgo de que nadie o poca gente se anime a elaborarla, porque no es habitual tener en casa naranjas amargas sevillanas salvo que te las regalen o vivas allí mismo. Si quien esté leyendo esto ahora tiene posibilidad de conseguirlas, le animo a hacerla, porque es una de las confituras más deliciosas que existen.

La preparación de la mermelada de naranja amarga la aprendí hace ya muchos años de manos de mi suegra; ella realmente la bordaba y cuando la hacía, hacía cantidad que metía en tarros y luego nos los regalaba. En uno de mis viajes a Sevilla, le pedí que me relatara la forma de hacer esta delicia y ella me contó la elaboración paso a paso, y yo la anoté en una hoja de papel cuadriculado que aún guardo en mi cuaderno de recetas. Cierto es que tardé en hacerla y creo que no fue hasta que mi hija se fue a vivir a Utrera, Sevilla, cuando yo decidí hacer lo que mi suegra ya no podía. Desde entonces he variado la forma de elaborarla, no sigo la original que ella me dio en su totalidad, pero es muy parecido el método. Las naranjas que he utilizado para esta receta están recogidas hace un mes de unos naranjos cercanos a la casa de mi hija Beatriz, allí en Utrera.

Es una elaboración fácil pero que lleva tiempo; en total yo estoy entretenida cuatro días, aunque es cierto que no estoy todo el tiempo elaborando, hay que dejar tiempos de espera pero al final, cuando me encuentro todos mis botes llenos, me siento muy bien y doy por bien empleado el trabajo.

Exquisita para degustarla en el desayuno, sobre una tostada de pan con mantequilla o aceite de oliva, para rellenar un bizcocho o para tomarla junto con queso, para regalar… nunca decepciona.

Paso a relatar la receta que ya me he extendido mucho. Ahí va.

INGREDIENTES

  • Naranjas amargas sevillanas
  • Azúcar, 1 kilo por cada kilo de mezcla resultante
  • Agua

PREPARACIÓN

Día 1.

Lavar las naranjas limpiando bien posibles restos de suciedad y sumergirlas en agua en un barreño o cubo durante, al menos, una noche

Día 2.

Al día siguiente, sacar las naranjas y secarlas.

Con mucha paciencia y un pelador sacar las pieles y cortarlas en juliana, lo más finamente posible. Yo suelo cortar algo más de la mitad de las pieles, no todas. Ponerlas en un bol.

Sobre otro bol grande ir echando la pulpa sin la parte blanca y sobre otro más pequeño ir echando las semillas. Esta es la parte más pesada

Al terminar estas maniobras habrá:

  • un bol con semillas
  • un bol con la pulpa
  • un bol con las pieles en juliana

Se añade un vaso de agua al bol que contiene las semillas. Se tapa con un film y se reserva.

Se pesa la mezcla de juliana y pulpa y por cada kilo de peso se añaden dos vasos de agua.

Se tapa todo y se deja en reposo hasta el día siguiente.

Día 3.

Las semillas, que están en un bol, se cuelan y la gelatina resultante NO SE TIRA, se echa a la mezcla de pulpa y pieles.

Se pone a cocer la mezcla durante 30 o 40 minutos manteniendo un hervor suave. Pasado el tiempo, se retira del fuego y se pesa.

Por cada kilo de masa resultante añadiremos 1 kilo de azúcar.

Se remueve todo para que se mezcle bien con el azúcar.

Se tapa de nuevo y se deja hasta el día siguiente que será el último.

Día 4.

Se pone la cazuela al fuego y se hierve suavemente unos 30-40 minutos hasta que adquiera un color dorado, ¡no marrón!: hay que tener cuidado con esto porque a veces parece que aún no está lista, se deja más tiempo y luego se endurece más de la cuenta1.

Mientras, habremos ido esterilizando tarros de cristal hirviéndolos, bien limpios, en agua durante 20 minutos.

Cuando acabe el proceso de elaboración de la mermelada, se va depositando caliente en los tarros, secos y calientes también, con mucho cuidado de no quemarse y cerrándolos de inmediato

La mermelada estará lista para su consumo en cuanto se enfríe. Yo recomiendo esperar un día entero, y si no son muchos, guardarlos en una zona de la casa fresca o en la nevera.

Si es mucha cantidad, recomiendo hervir los botes al baño maría para asegurar su conservación.

Más cosas

1El tiempo ideal de cocinado está entre 30 y 40 minutos y una prueba de la consistencia se hace depositando un poco de la mezcla sobre un plato frío; si está lista la mermelada caerá despacio mostrando un ligero espesor, si cae deprisa y muy líquida aún no está lista. Hay que tener en cuenta que cuando se enfría se solidifica

Las semillas aportan gran cantidad de pectina a la mezcla que tras cocer se convertirá en mermelada; la pectina es un espesante natural que proporciona un acabado gelatinoso sin necesidad de añadir nada más. El aspecto de la mermelada será dorado y suave, encontrándose los hilos casi transparentes de la piel cortada en juliana.

Si se ha hecho gran cantidad conviene hervir los tarros llenos en una olla con agua que los cubra durante 20-30 minutos; tras hervirlos se dejan en la misma cazuela hasta que se enfríen del todo. Rotular los frascos con el nombre y la fecha y reservarlos bien cerrados hasta su uso.

Si la cantidad elaborada no es excesiva se conserva bien en sitio fresco o nevera.

A veces, si ha pasado tiempo, la mermelada se puede (como la miel) cristalizar y ponerse sólida; en este caso solamente hay que calentarla en el microondas unos segundos y volverá a su aspecto original pero conviene consumirla.

Fuentes bibliográficas:

Sevilla Secreta

La fascinante historia de las naranjas de Sevilla. ABC de Sevilla

Quizá también te guste

Comentarios

  1. Que buena pinta tiene esta mermelada,me ha gustado mucho la receta. Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por tu comentario y por visitar nuestro blog.
      Espero sigas nuestras recetas. Y, si tienes oportunidad, prueba a hacer esta mermelada.

      Eliminar
  2. Voy a probar! Acá tengo 2 kg de naranjas amargas. Gracias por su receta! 💖

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué suerte poder tener esas naranjas a mano! Es un proceso algo lento pero no se desanime, el resultado es extraordinario. Gracias por su comentario

      Eliminar
  3. Enhorabuena. Es la mejor receta de esta mermelada de todas las que he visto y experimentado, que son muchas. Riquísima. Mil gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias María por tu comentario, a nosotros también nos gusta mucho esta mermelada, receta de mi suegra con pequeñas modificaciones que garantizan un resultado delicioso.

      Eliminar
  4. Yo no encuentro naranjas amargas puedo hacerlo con cualquier naranja. Gracias me enfant su receta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario. ¡Claro que puedes usar otras naranjas! y obtendrás un deliciosa mermelada, aunque la combinación del amargor de las naranjas Sevillanas con el dulce del azúcar en forma de mermelada es un cásico, nada impide que apliques la receta a la fruta que tengas. ¡Seguro que queda deliciosa!

      Eliminar
  5. Gracias! Después de muchas pruebas con otras recetas, que increíble resultado!!!gracias Juana!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias. Es un honor para mí recibir estos mensajes.
      Sin duda esta elaboración ofrece muy buenos resultados y aunque se requiere tiempo merece la pena.
      Gracias de nuevo por seguir el blog.

      Eliminar
  6. Me ha salido buenísima. Gracias por la receta.Y un apunte.. las naranjas no son sólo sevillanas, yo las he hecho con naranjas malagueñas que son iguales y en Málaga abundan mucho.

    ResponderEliminar
  7. Me ha salido buenísima. Gracias por la receta. Y un apunte ...las naranjas no son sólo sevillanas, yo las he hecho con naranjas malagueñas que son iguales y en Málaga abundan mucho

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Genial! Nos alegramos de que te guste y te agradecemos mucho tu comentario. Conocemos bien Málaga y sabemos que la naranja amarga está muy extendida en Andalucía, perfumado su primavera de azahar y ofreciendo las mejores naranjas para esta mermelada. 🙂

      Eliminar
  8. Hemos cogido naranjas amargas en una Urbanización cerca de Sevilla donde aún no las han recogido. ¡EXCELENTE! Gracias por la receta. La mayor parte van a Inglaterra y la han hecho famosa en todo el Mundo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh!!! qué suerte por poder estar en Sevilla primero y por haber recogido naranjas después.
      Gracias por elaborar la mermelada con la receta del blog; me alegro de que la receta haya sido de su agrado y le haya ayudado a elaborar tan rica mermelada. Espero que siga visitando nuestro blog.

      Eliminar
    2. Inmejorable receta yo vivo en dos hermanas y tenemos cantidad de naranjas ahora las están podando haremos muchas mermelada para regalar a los amigos gracias

      Eliminar
    3. Suerte de vivir en Dos Hermanas y ojalá cojas muchas naranjas.
      Mil gracias por tu comentario y por la mención que haces de la receta y que me da muchas alegrías. ¡Suerte también la de esos amigos! ¡Felices fiestas!!!

      Eliminar
  9. Yo acabo de recolectar naranjas de sanlucar de Barrameda, ya las tengo en remojo y mañana empezamos con la receta...graciasss ya contaré que tal salió.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siiii...no te olvides de decirme cómo te ha salido y, lo más importante, si te ha gustado.
      Gracias por seguir el blog. Y ¡feliz Año Nuevo!

      Eliminar
    2. Feliz noche de reyesss, que como a salido? madre mia es un pecado lo rica que está. He alucinado con las semillas la cantidad de gelatina que suelta y que con ocho naranjas tengo dos kilos de mermelada. La receta muy entretenida pero merece realmente la pena.
      Muchas gracias por tu receta♥️.

      Eliminar
    3. ¡Feliz día de Reyes!
      Que feliz me hacéis todos los que comentáis esta receta y no solo por el comentario -que también- sino por esas mermeladas que habéis preparado y que os han quedado tan ricas.
      Sois un gran estímulo. Gracias a todos.

      Eliminar
  10. En el patio de mi cole tenemos naranjas amargas, en Granada le decimos naranjas locas. Lo voy a intentar. Muchas gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué comparación tan curiosa amargo#locura ! Pues nada, acomete una pequeña locura y haz esta deliciosa mermelada. Gracias por visitar nuestro blog.

      Eliminar
  11. Hola soy Elo y he hecho la mermelada de naranja amargas soy de Camas y me ha salido buenísima !!!gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Encantada me tenéis con vuestras elaboraciones. Gracias a ti por fijarte en el blog y seguir la receta. Yo, en este momento, ando liada con la de este año. Muchas gracias de verdad.

      Eliminar
  12. Estoy poniendo manos a la obra, pero lo que no entiendo bien es como hacer lo de la pulpa, gajo por gajo quitarle la carne de dentro y tal cual juntar con la ralladura y ha hervir?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una vez que has separado la piel para trocear la en juliana tienes que separar la pulpa, en efecto los gajos, y la dejas sin semillas (que son las que guardas en otro bol) por lo que la carne resultante es la que juntaràs después con las julianas. Como digo en la descripción de la receta, no suele ser necesario pelar todas las cáscaras para juliana por lo que el único cuidado que debes tener es separar bien la carne de la capa blanca que la rodea. No es complicado, simplemente pela, separa carne por un lado y semillas por otro. Luego junta carne con peladura en juliana y al día siguiente con la pectina de las semillas. Como bien dices vas echando pulpa sin semillas "tal cual".
      Espero haberte aclarado algo y que me lo cuentes luego. Un saludo y muchas gracias.

      Eliminar
  13. Buenos días,
    Mis padres tienen un trocito de terreno en el que tienen un par de naranjos amargos, que no han cortado porque a mí hermano le gusta la mermelada de naranja amarga...desde hace 20 años, y nunca habíamos hecho mermelada... Así que estás Navidades empecé a buscar una receta, encontré una que usaba limones, naranjas y naranjas amargas, pero me pareció liosa, así que busqué otra, y llegué a este blog. Probamos primero con poquitas naranjas, por si acaso. Anoche la metimos ya en botes, y mi madre no ha podido esperar un día y está mañana ya la ha probado, y dice que ¡¡está exquisita!!
    Muchas gracias por la receta, porque es realmente sencilla y sale a la primera.
    Un saludo, Guayarmina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por tu comentario. A veces tenemos posibilidad de hacer cosas extraordinarias con productos cercanos y sencillos; tu mermelada ha tardado en llegar pero ahora que la has probado no dejarás de hacerla. Gracias por tu visita a nuestro blog.

      Eliminar
  14. Hola realmente está receta es buenísima!! Este fin de semana me puse con ella!! Ya la tengo en sus botes envasada y esta de diez! Muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque parezca un cumplido las gracias te las doy a ti por hacer mi receta, por visitar el blog y por escribir un comentario así de amble. Espero que disfrutes de esa mermelada. Y gracias otra vez.

      Eliminar
  15. Respuestas
    1. Muchísimas gracias por esa nota tan alta; espero sigas visitando nuestro blog. Un saludo.

      Eliminar
  16. Me encanta saber recetas antiguas, tengo muchos libros ingleses de marmelades y jam. Podías contarnos cómo era la receta original de tu suegra? Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes.
      Sí, por supuesto. Ella, tras limpiar las naranjas y haberlas tenido en agua, las ponía enteras en una olla durante una hora y media y bien cubiertas de agua. Cuando pasaba este tiempo, las sacaba y las cortaba entonces en juliana o en rodajas muy finas que en la segunda cocción ya con el azúcar se deshacían. Ella no solía separar las semillas y como me dijo en una ocasión: "No te preocupes, que flotan y luego las quitas todas a la vez".
      Así pues, la diferencia más notoria es que ella en un primer paso cocía todo junto mientras que yo hago una versión más larga porque corto julianas, separo semillas y separo pulpa al principio macerando hasta 24 horas más tarde.
      Le quedaba una mermelada riquísima que es mi referencia para la que yo elaboro en la actualidad con estas pequeñas diferencias.
      Gracias por su interés.

      Eliminar
  17. Ya la tengo en los botes!, muy bien explicado sin perdida

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pues lista para tu desayuno de fin de semana!
      Gracias por seguir el blog y hacer la receta.

      Eliminar
  18. Qué pinta. Una duda sobre hervir los botes...¿se hace con los botes destapados? Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No. Con los botes cerrados, incluso hay autores que sobrepasan el bote con agua, es decir, que el agua los cubra en su totalidad aunque para eso tienes que asegurarte de que el cierre sea hermético y el bote nuevo a estrenar para que la tapa no esté estropeada y cierre perfectamente.
      Yo los cuezo durante unos 30 minutos sin cubrir del todo, con agua casi hasta el límite de la tapa pero eso sí, bien cerrados.
      Espero ser de ayuda y que te salga una mermelada excelente. Gracias por seguir el blog.

      Eliminar

Bienvenido, bienvenida a nuestro blog. Agradecemos mucho los comentarios sobre nuestras propuestas, aunque hemos de decirte que serán moderados antes de su publicación. ¡Muchas gracias!

Últimas recetas publicadas

¿Nos sigues en Facebook?

¿Nos sigues en Blogger?

¿Nos sigues en Twitter?