Brownie con nueces

Receta publicada por el

Alguien podrá pensar que no tengo suficientes postres apetecibles en nuestra gastronomía española como para tener que recurrir a un postre típicamente americano y es cierto que nos sobran dulces y muy buenos, por cierto,  pero también es verdad que este “marroncito” nos ha cautivado a muchos chocolateros y se ha convertido en un postre común en nuestras casas.

No deja de ser un bizcocho, pequeño, blandito por dentro y con muuuucho sabor a chocolate,  motivo más que suficiente para robar la receta y hacerla nuestra por muy americano que sea su origen. Porque según parece, el primer brownie se descubrió por error, como otros tantos postres (recuérdese la tarta tatín de manzana) y que fue un pastelero quien olvidó poner levadura a un bizcocho por lo que este no creció, resultando un jugoso y húmedo pastel de chocolate; luego ya se perfeccionaría con el paso del tiempo. Lo de servirlo en porciones es una forma de convertirlo en postre para el mejor final de cualquier comida y seguramente para no comérselo de una sentada antes de que salga a la mesa.

El brownie o pastel de chocolate en su versión más clásica se sirve con helado de vainilla y con un buen chorretón de chocolate caliente por encima. Yo, particularmente, lo sirvo con el chocolate fundido pero sin helado y si acaso, con un helado de mango o mandarina.

La elaboración es sencilla; conviene preparar antes  los ingredientes, fundir el chocolate con cariño para que no se queme y tener en cuenta el tiempo de horno y la temperatura para que el resultado sea el de un bizcocho con costra que se rompe e interior muy jugoso. No hay que desesperar si no sale a la primera porque está tan bueno que si queda imperfecto estará exquisito igualmente. Se nota que me gusta el chocolate.

Aquí va la receta.

INGREDIENTES

  • 100 gr. de chocolate negro para postres
  • 125 gr. de mantequilla
  • 2 huevos
  • 250 gr. de azúcar
  • 90 gr. de harina
  • 125 gr. de nueces (ya troceadas)
  • Azúcar glas para espolvorear
  • Chocolate caliente (opcional)
  • Helado (opcional)

PREPARACIÓN

Poner sobre el fuego una cazuela con agua caliente e introducir en ella un bol con el chocolate troceado; esperar a que se vaya fundiendo removiendo con una cuchara; una vez derretido añadir la mantequilla y dejar que se funda con el chocolate. Reservar.

Encender el horno y precalentar a 175º.

Picar las nueces. Reservar.

Batir bien los dos huevos junto con el azúcar hasta que estén espumosos.

Cuando se haya templado el chocolate fundido echar sobre el la mezcla de huevos y azúcar. Remover con una espátula hasta que esté todo bien integrado.

Echar la harina, las nueces troceadas e ir removiendo con la espátula.

Preparar un molde rectangular(*), engrasarlo bien y forrarlo con papel de horno. Echar la mezcla y hornear a 175º durante 40-45 minutos.

Cortar en porciones cuadradas y cuando esté frío espolvorearlo con azúcar glas.

Si se va a servir como postre, colocar una porción en el plato, echar un chorro de chocolate fundido caliente y, si se desea, poner a un lado una bola de helado.

Más cosas

(*)El molde mejor para este tipo de pastel es el rectangular y para estas cantidades un molde de medidas 20x30.  Si se hace en un molde más grande, quedará más extendido y, por tanto, más bajito. Si no se tiene esta medida de molde hacerlo en el que tenga unas aproximadas.

Se pueden sustituir las nueces por otros frutos secos (avellanas, cacahuetes, nueces pacanas…)

Recomiendo fundir el chocolate al baño maría porque es el método que mejor me deja ir controlando el calor para que no se queme, cosa que arruinaría completamente la receta. Se puede hacer en el microondas pero con tiempos muy cortos y en varias veces.

Fuente: Recetas de cocina TELVA.

Quizá también te guste

Comentarios

Últimas recetas publicadas

¿Nos sigues en Facebook?

¿Nos sigues en Google+?

¿Nos sigues en Blogger?