Ensalada con melocotón y vinagreta de avellanas.

Receta publicada por el

De un tiempo a esta parte las ensaladas se han convertido en un plato principal lejos de aquellas a base de lechuga y tomate que en mi familia, por ejemplo, se colocaba en medio de la mesa para tomarla compartida con el primero y el segundo; ensalada a base de lechuga, tomate y cebolla en algunos caos, sencilla y simple y que sigue adornando las mesas, sobre todo las de verano, aligerando las barbacoas o acompañando a asados de carne.

Pero hoy día las ensaladas se han “especializado” mucho y es muy frecuente la mezcla de ingredientes que enriquecen la base vegetal tales como la fruta fresca o los frutos secos, algo de fiambre, queso o encurtidos, por ejemplo. La variedad de lechugas presente en el mercado hace que las ensaladas sean platos apetecibles, que entren por el ojo si tienen una bonita presentación y muy apreciados para empezar una comida. Esta vez he elegido este tipo de lechuga por la vistosidad de las hojas, rizadas, carnosas y grandes que acogen bien los ingredientes que se dejan caer por encima de ellas.

Ya sé que puedo caer en el tópico pero estamos en verano y en verano nos gusta comer alimentos fríos y que además no nos cueste cocinar; presento hoy esta ensalada con melocotón y hojas rizadas de lechuga Batavia por su originalidad ya que la fruta se consume después de pasarla por la plancha y es lo que diferencia a esta de otras ensaladas con frutas. La anterior que publiqué, la ensalada con brevas (o higos) tiene su protagonismo en el el dulzor y la peculiar textura de la carne del higo; sin embargo, en la receta que presento hoy, el melocotón marcado en la plancha es un plus de suavidad y el sabor se funde sutilmente y no domina sobre el resto; por tanto, es muy acertada la vinagreta con frutos secos que permite que el sabor de las avellanas, en este caso, tenga su protagonismo junto a la discreta presencia del melocotón.

Las ensaladas son versátiles y la imaginación de quien las prepara es también uno de los ingredientes; no se trata de volcar todo lo que tenemos en la nevera a ver qué pasa pero con un poco de esmero y una mezcla con producto de temporada seguro que es un éxito seguro y brillante para el comienzo de cualquier menú.

Ahí va la receta.

INGREDIENTES

(Para 2 personas)

  • Lechuga a elegir (yo puse la variedad Batavia)
  • 2 melocotones ( o uno grande)
  • 1 cucharada de Aceite de oliva
  • 2 cucharadas de zumo de limón*
  • 125 gr. de queso feta
  • Jamón serrano (preferiblemente cortado muy fino)
  • Unas avellanas tostadas

Para la vinagreta:

  • 4 cucharadas de Aceite de oliva
  • 2 cucharada de Vinagre de Módena
  • Unas cuantas avellanas tostadas
  • Sal y pimienta

PREPARACIÓN

Pelar el melocotón y cortarlo en trozos en forma de medias lunas o lonchas. Rociarlas con el aceite y el limón si se desea y mantenerlas así unos minutos.

Limpiar y preparar las hojas de lechuga. reservar.

Preparar la vinagreta machacando las avellanas y mezclándolas en un recipiente con el aceite de oliva, el vinagre, la sal y la pimienta. Batir con la ayuda de un tenedor y reservar.

Poner sobre una sartén unas gotas de aceite y extenderlas con un pincel para que se impregne bien toda la base de la sartén, cuando esté bien caliente colocar los trozos de melocotón impregnados y con ayuda de 2 tenedores pequeños dorarlos 3-4 segundos por cada lado con cuidado porque se marcan enseguida. Retirar a un plato mientras se hacen todos y esperar a que se templen sin meterlos en la nevera.

Para emplatar, colocar sobre el plato o la fuente donde se vayan a servir las hojas rizadas de la lechuga y sobre ellas esparcir el queso que se desmiga fácilmente, las avellanas enteras, disponer las lonchas de melocotón ya hechas y colocar encima las lascas de jamón; rociar ahora con la vinagreta de avellanas.

Más cosas

(*)El zumo de limón pretende una rápida maceración del melocotón antes de marcarlo y, a su vez, evita la oxidación y mantiene el color. Después será la vinagreta la que aporte el toque ácido a la ensalada.

Tanto el vinagre elegido como el jamón o incluso el tipo de lechuga deberán adaptarse al gusto del cocinero y comensales.

Para las vinagretas con frutos secos me parece perfecta la emulsión con vinagre de Módena que se puede cambiar por el de Jerez si el anterior no gusta. El color resultante no será tan oscuro y, por tanto, menos llamativo en la decoración.

El jamón mejor que sea de calidad, cortado en finas lascas que se mezclen con la lechuga y el melocotón y consigan un bocado dulce-salado de lo más exquisito.

Quizá también te guste

Comentarios

Últimas recetas publicadas

¿Nos sigues en Facebook?

¿Nos sigues en Google+?

¿Nos sigues en Blogger?