Supremas de pollo gratinadas con bechamel y champiñones.

Receta publicada por el

Entrando en el mes de marzo y a punto de estallar la primavera, no traigo flores ni pólenes, sino una receta familiar que si no la saco ya del cajón, va a salir sola.

Este plato es uno de los que mi cuñada Inés hace a menudo; lo cierto es que lo borda, le queda muy rico y generalmente tiene mucho éxito; como sigo recopilando recetas familiares, fáciles y prácticas para todos los que siguen deseando acercarse a la cocina sana de todos los días, hoy le ha llegado el turno a este excelente plato, sencillo, barato, que cunde y que bien presentado te hace quedar como lo que eres, un excelente anfitrión. Es un primer plato, único, que junto con una ensalada puede completar el menú de cualquier día de la semana.

El nombre es especial… ¡supremas! porque como título de la receta queda muy fino y porque además el plato es supremo.

Agradezco a Inés que me preste su receta y procuraré con esta publicación estar a su altura.

Ahí os pongo la receta.

INGREDIENTES

(Para 4 personas)

  • 8-10 supremas (pechugas) de pollo en filetes
  • Sal
  • Perejil
  • Unas gotas de aceite de oliva
  • Queso rallado

Para el champiñón al ajillo:

  • 300-500 g de champiñón
  • Una cucharada de aceite de oliva virgen
  • 1-2 lonchas jamón serrano troceadas finamente
  • 1 diente de ajo
  • Un vasito pequeño (de los de vino) de vino blanco
  • Perejil

Para la bechamel:

  • Una nuez de mantequilla
  • Una cucharada de aceite de oliva Virgen
  • Dos cucharadas soperas de Maizena
  • Sal
  • Nuez moscada
  • Una cucharadita (café) de coñac -opcional-
  • Leche (entre 500 y 800 ml)

PREPARACIÓN

Para la elaboración de esta receta se siguen tres fases:

1. Hacer la carne a la plancha

Salpimentar los filetes de pollo y hacerlos sobre una sartén o plancha ya caliente y pincelada con el aceite de oliva. Dorarlos por ambos lados y reservarlos en una fuente.

2. Preparar el champiñón al ajillo

Limpiar los sombreros de los champiñones retirando la telilla que los cubre; limpiarlos con un cepillo o bien con un paño húmedo y cortarlos en cuartos o en láminas, a gusto.

Poner una cucharada de aceite de oliva en una sartén, echar los champiñones, el vino, el jamón muy picado y la sal y el perejil. Dar unas vueltas hasta que se hagan; cuando están hechos (unos 10 minutos) han perdido parte de su volumen al evaporar agua y su color será más oscuro. Reservar mientras se prepara la bechamel.

3. Hacer la bechamel

Para la bechamel, poner en una sartén una nuez de mantequilla y una cucharada de aceite de oliva; cuando esté caliente añadir la harina y remover; se formará un grumo sobre el que iremos añadiendo la leche poco a poco mientras no paramos de mover con unas varillas; al ir removiendo, la salsa irá adquiriendo un aspecto de crema más espesa y teóricamente sin grumos; salpimentar y aromatizar con nuez moscada y el coñac al echar el último chorro de leche. Buscamos ,en este caso, una bechamel de cobertura, es decir, menos densa que para otras preparaciones.

No es anormal ni raro que, a pesar de mover con la varilla, queden grumos sin deshacer. En este caso, se puede echar la salsa aún sin espesar del todo en una vaso de batidora y batir unos segundos, de nuevo se devuelve la salsa a la sartén y se termina de cocinar con cuidado de que no se pegue (por lo que removeremos hasta el último momento). Esto no es un crimen, nos pasa a todos alguna vez.

Una vez preparadas las tres partes del plato, el montaje será de la siguiente forma:

En una fuente apta para horno y de la forma que se desee, se dispone una primera capa con las supremas de pollo a la plancha; una segunda capa la formará el champiñón al ajillo y la tercera culmina echando la bechamel sobre la anterior.

Espolvorear queso rallado a gusto y gratinar a 190º-200º durante unos minutos hasta que la bechamel esté dorada.

Más cosas

El número de filetes para esta receta es de 8-10 en función del tamaño, del grosor y de la fuente que utilicemos. Si son muy muy finos incluso se puede poner doble capa de filetes pero con cuidado de no pasarnos. Una capa sencilla hecha por filetes de un grosor medio es lo más adecuado.

Cada vez que hago filetes de pollo a la plancha, sea para la preparación que sea, suelo ponerlos en un bol y rociarlos con aceite, sal y pimienta y perejil. Los dejo tapados durante una hora y luego los utilizo.

Es una forma de que cojan algo del sabor del aceite y además están más blanditos. Con ese mismo aceite que se queda impregnado en la carne, se ponen sobre la plancha.

Doy la pauta habitual para una salsa bechamel de cobertura; aproximadamente he usado 650 g de leche entera para dos cucharadas de Maizena. Se puede hacer con harina normal, por supuesto.

Quien tenga Thermomix se ahorra un trabajo evitando mover con la varillas; yo suelo hacerla a mano y sobre todo por explicarlo en las recetas que publico. Pero si se hace con máquina tened en cuenta que no resulte excesivamente espesa.

Quizá también te guste

Comentarios

  1. Ohh qué rico!!
    Me apunto la receta y de seguidora ;) Soy tu número 29 :)

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola número 29!
      Gracias por tu comentario...cómo se agradece que alguien dedique unos segundos para escribir en un blog.
      Es una receta muy de casa, muy rica y completa.
      ¡Un saludo!

      Eliminar

Bienvenido a mi blog. Tus comentarios son bienvenidos, aunque he de decirte que serán moderados antes de su publicación. Gracias

Últimas recetas publicadas

¿Nos sigues en Facebook?

¿Nos sigues en Blogger?