Bacalao en papillote con verduritas.

Receta publicada por el

El papillote es una forma de cocinar que uso con frecuencia; me gusta sobre todo para el pescado porque con este método, se hace en muy poco tiempo y conserva el sabor y la textura y además se hace en su propio jugo. Esta vez compré dos buenos lomos de bacalao fresco; le pedí a mi pescadero que me preparara un buen trozo para sacar dos de buen tamaño y fue tan generoso que he podido guardar para otras dos raciones.

Me gusta mucho el bacalao; esas lascas que se desprenden fácilmente dan la seguridad de una buena cocción en el horno. Si no se quiere utilizar el pescado fresco, se pueden comprar los lomos congelados y desalados, que también salen muy bien de precio y de calidad. Y por supuesto, usar el pescado que más nos guste o apetezca.

Las verduras serán las que prefiramos, teniendo en cuenta, eso sí, que deben ser verduras que suelten mucho agua, que se cocinen con rapidez y, en el caso de que sean más duras, como la zanahoria, se puedan hacer antes durante unos minutos en el microondas. Luego se explica.

Los paquetes en donde irán guardados los lomos del pescado, se pueden hacer con papel de aluminio (como es el caso), con papel sulfurado, apto para horno o con los nuevos envases de silicona que ya venden para estos menesteres. Yo no los tengo, sigo usando el papel de aluminio y no me va nada mal.

Receta suave, muy ligera y agradecida.

Ahí va.

INGREDIENTES.

(Para dos personas)

  • 2 lomos de bacalao fresco
  • 1 zanahoria
  • 1/2 puerro
  • 4 cebollitas francesas
  • varias flores de brécol
  • 1/2 calabacín
  • 4 rodajas de tomate natural
  • sal y pimienta
  • aceite de oliva

PREPARACIÓN.

Precalentar el horno. 180º.

Cortar la zanahoria en juliana o en bastoncitos; colocarla en un plato con unas gotas de aceite y meter al microondas, potencia máxima, durante 1 minuto. Reservar.

Cortar el puerro en cilindros finos;  sacar varios tallos de brécol, que sean pequeños;  cortar el calabacín en rodajas y hacer también las rodajas de tomate. Pelar las cebollitas francesas.

Colocar sobre la mesa de trabajo una lámina de papel aluminio y sobre ella varios cilindros de calabacín, varios de puerro, 2 lonchas del tomate y sobre esto, el lomo del pescado. Poner encima la zanahoria en juliana, colocar 2 cebollitas a los lados, las flores de brécol y echar un chorrito de aceite de oliva. Salpimentar.

Cerrar haciendo un paquete que quede lo más sellado posible.

Colocar los paquetes sobre una fuente de horno y cuando éste haya alcanzado la temperatura, meter la bandeja y hornear durante 10 minutos.

Para servir los paquetes, se depositan en el plato y el comensal es el que debe abrirlos. Cuidado con no quemarse. De esta forma se conserva la temperatura y llega a la mesa recién sacado del horno.

Si a alguien le parece poco bonito sacar los paquetes tal y como salen del horno, la otra opción es emplatar en la cocina, montando el pescado y las verduras de la misma forma en el plato que como estaban en el envase. Con calma y la ayuda de una cuchara, se hace con facilidad. Hay que aprovechar el jugo que sueltan las verduras en la cocción y ponerlo sobre el pescado.

En las fotografías se puede apreciar el primer paso, con todo en crudo sobre la lámina de papel;  el segundo paso recién horneado, con el contenido dentro del envase y el tercer paso, depositado ya el contenido sobre el plato y sin envase.

Más cosas.

Esta vez no he puesto patatas. Si se desea ponerlas , es muy fácil. Se pela una patata y se corta en rodajas de unos 4 mm. de grosor. Se cuecen en el microondas durante 2 minutos a potencia máxima, como la zanahoria. De esta forma, no se hacen del todo pero se ponen más blanditas… Después se colocan de cama sobre el papel y sobre ellas los demás ingredientes. El resto es igual que lo descrito antes.

Quizá también te guste

Comentarios

Últimas recetas publicadas

¿Nos sigues en Facebook?

¿Nos sigues en Google+?

¿Nos sigues en Blogger?