Carne gobernada con menestra de verduras

Receta publicada por el

Según he leído en mis consultas a los libros de gastronomía asturiana, la “carne gobernada” es un guiso de carne que se cocina con gobierno, es decir, con esmero, tiempo, cuidado y delicadeza; la carne debe hacerse despacio, al calor de un fuego lento, acompañada de cebolla y ajo y un chorro de vino blanco (en algunas recetas, de sidra).

Por otro lado, la menestra asturiana consiste en un guiso de verduras con algo de carne, que se cocina conjuntamente y que mezcla el sabor de las verduras con el del jugo de la carne. En este caso, yo he unido las dos formas y he cocinado “con gobierno” una carne estupenda de vacío a la que al final he añadido una variedad de verduras para obtener un plato bien completo.

Mi relación con Asturias es indiscutible; familia y amigos nos esperan allí cada verano. Su gastronomía consigue que todos los años visitemos alguno de los muchos restaurantes que se extienden por su geografía y degustar así, los productos de la tierra. Ideas no me faltan si me inspiro en esta parte de España que tanta admiración me provoca. Con el permiso de los asturianos que conozco y que cocinan magníficamente, me atrevo con esta carne gobernada que en casa tomamos con frecuencia, casi siempre cocinada de esta forma. Es un plato completo, que junto con unas patatas fritas (o cocidas) es un buen plato único.

No hay que decir que a veces no disponemos de tiempo para hacer una carne gobernada durante tres o cuatro horas; pero esto no debe ser excusa para no cocinarla y usando una olla que acelere el proceso también queda rica y es un plato que soluciona mucho sobre todo si no estamos en casa y venimos del trabajo deseando tener la comida preparada.

Os animo a conocer Asturias; en mi blog siempre hay un hueco para esta tierra que forma parte de mi propia vida.

Ahí va la receta.

INGREDIENTES

Para la carne gobernada:

  • 500 g. de carne de vacuno (en este caso una pieza de vacío)
  • Una cebolla mediana/grande
  • Un diente o dos de ajo, dependiendo del tamaño
  • Sal y pimienta
  • 100 ml. de aceite de oliva
  • Un vaso de vino blanco

Para la menestra:

  • Judías verdes, guisantes, alcachofas, zanahoria…
  • 1 litro de agua
  • Sal

Para la guarnición:

  • 2 patatas
  • Aceite de oliva para freír

PREPARACIÓN

Pedir al carnicero que deje la pieza de carne bien limpia de “telillas” o partes blancas y troceada.

Se pican los ajos y se mezclan con la carne, dejando macerar durante una hora. Salpimentar.

En una cazuela se echa el aceite y se rehoga la carne en él;  cuando haya tomado color la carne  se añade la cebolla picada finamente y se sigue cocinando lentamente. Cuando haya alcanzado un tono dorado, se añade el vaso de vino blanco y se deja a fuego lento hasta que la carne esté hecha y se haya consumido bastante el vino.

Poner en un cazo agua y sal, y dar un hervor a las verduras empezando por la zanahoria; cuando esté un poco cocida añadir las judías verdes. Los guisantes y las alcachofas, si son en conserva no necesitan cocción. Si los corazones de alcachofa y los guisantes son frescos necesitarán una cocción aparte.

Cuando las verduras estén al dente, añadirlas al guiso de carne y dejar unos 5 minutos más para que se mezclen con la carne y terminen su cocción.

Pelar y cortar las patatas en cuadritos; freír en abundante aceite y servir junto con la carne, todo bien caliente.

Más cosas.

Si se hace en olla, igualmente es preferible cocinar primero la carne; cuando esté hecha, dejar que salga el vapor, abrir la olla, añadir las verduras y cocinar de nuevo unos minutos.

Con medio kilo de carne se pueden tener 4 raciones moderadas; para los comilones pueden resultar un poco escasas aunque con la guarnición de patatas son más completas.

Quizá también te guste

Comentarios

Últimas recetas publicadas

¿Nos sigues en Facebook?

¿Nos sigues en Google+?

¿Nos sigues en Blogger?