Espagueti con pesto genovés

Receta publicada por el

Los espagueti son un tipo de pasta larga y seca con una elaboración básica y tradicional a base de harina y agua; según los cánones italianos a la hora de mezclar pasta y salsa, las pastas de este tipo, es decir, largas, combinan mejor con salsas a base de aceite de oliva y tomate que con las que llevan trozos de carne o de verduras. En España comemos muchos espaguetis con tomate siendo el menú infantil por excelencia aunque esto no impide, claro está, que investiguemos otras formas y maneras de comer este tipo de pasta.

Hoy presento un plato con la salsa pesto como protagonista y aunque en el blog ya hay una receta de hélices de pasta en ensalada con salsa pesto, la diferencia es que el pesto de hoy sustituye los piñones por queso rallado; en ambos casos tanto los piñones como el queso aportan consistencia y sabor a la salsa, diferentes pero muy interesantes ambos. Las salsa pesto se puede hacer y se hace con frutos secos, por ejemplo he visto muchas recetas con avellanas o almendras; se trata de hacer una salsa consistente para la pasta y a la vez con un ligero sabor a fruto seco que acompañe bien a la albahaca, el ajo y el aceite de oliva que son los grandes ingredientes en la elaboración del pesto.

La receta del pesto genovés lleva tradicionalmente piñones en su elaboración; en este caso, los suprimo y en su lugar añado una buena cantidad de queso rallado. Desde mi punto de vista esta receta de pasta está perfecta con esta salsa, no le falta ni le sobra nada y eliminar los frutos secos esta vez, no resta sabor y el éxito está asegurado, ¡de verdad!

Las patatas cortadas en bastones finos tanto las blancas como las violetas son unos ingredientes que pocas veces se nos ocurre mezclar con la pasta por su alto contenido en hidratos de carbono; al planificar esta receta tenía unas patatas violeta que me había regalado mi hermana y pensé que aportarían un bonito color junto con el vistoso verde del pesto; la experiencia ha sido muy agradable a la hora de degustar el plato (que nos encantó) y también en el momento de hacer las fotos jugando con la luz y los colores, tanto del día tan luminoso que hacía, como de los colores propios de los ingredientes a los que se unió la luz descompuesta en colores de arco iris por el cristal de la terraza.

Ahí va la receta.

INGREDIENTES

(Para 2 personas)

  • 250 g de espagueti
  • 1 patata violeta (opcional)
  • 1 patata blanca
  • 6 u 8 judías verdes redondas
  • Agua y sal

Para la salsa pesto:

  • 20 hojas de albahaca fresca
  • 1 diente de ajo
  • 5 cucharadas de aceite de oliva
  • 25 g de parmesano rallado
  • 25 g de Grana Padano rallado

PREPARACIÓN

Preparar el pesto. Para ello, poner las hojas de albahaca lavadas y secas en una batidora o pequeño robot junto con el ajo picado, la sal y el aceite. Triturar un poco, lo justo para que se rompan las hojas y añadir los quesos rallados. Batir nuevamente, ahora hasta que la mezcla sea homogénea. Reservar esta salsa en un recipiente pequeño.

Limpiar las judías; pelar y cortar las patatas elegidas en bastones finos.

Poner una cacerola con abundante agua con sal y cuando rompa el hervor añadir las patatas y las judías verdes; hervir durante 5 minutos y echar después la pasta para que se hierva todo junto. Cocer el tiempo que señale el fabricante para dejar la pasta al dente o a gusto.

Reservar dos cucharadas soperas del agua de cocción en un vaso y entonces, colar la pasta.

Poner en el plato una cantidad de pesto y añadir un poco del agua reservada, mezclar bien y depositar encima los espaguetis, los bastones de patata y las judías; a continuación poner un poco más de pesto, rallar queso en el momento y espolvorearlo por encima. Regar con un chorrito de aceite de oliva.

Servir caliente, recién hecha la pasta si es posible.

Más cosas

Este plato está muy bueno y no molesta nada la mezcla de patatas y pasta por muchos hidratos que aporte. Las judías verdes que utilicé eran redondas pero pueden usarse de otra variedad.

El pesto genovés, como he dicho, se suele elaborar con piñones; hay variaciones en las que se usan avellanas o almendras y otras, como esta, que no lleva frutos secos, cosa a tener en cuenta para las intolerancias alimentarias a estos productos.

Las patatas violetas se venden ya en más establecimientos pero como es de suponer, es algo totalmente prescindible.

Los quesos que he usado son parmesano y grana; ambos italianos y de calidad. El parmesano no recomiendo cambiarlo ni eliminarlo porque su sabor es inigualable aunque dada la oferta de quesos cada cocinero que ponga su preferencia en su elaboración. (De hecho, en la receta original incluye el pecorino, también italiano).

Quizá también te guste

Comentarios

Últimas recetas publicadas

¿Nos sigues en Facebook?

¿Nos sigues en Google+?

¿Nos sigues en Blogger?