Tarta mousse de queso y mango

Receta publicada por el

Las tartas de queso suelen tener mucho éxito y es que con la multitud de versiones que hay difícil es encontrar a alguien que, salvo por causas de alergias o intolerancias, no le guste tomar un trocito tras una buena comida o a la hora del café. Repasando las que yo tengo en el blog me di cuenta de que tan solo he publicado la tarta de queso de N.Y. y por tanto me pareció buena idea poner la receta de una tarta de queso que se hace en frío a diferencia de la que acabo de mencionar que necesita horno; además algo que me encanta de esta es su textura de mousse que hace que se deshaga en el paladar y se funda con una agradable sensación en la boca. Es ligera, delicada, suave y bonita así que poco más se puede pedir a una tarta.

Tarta mousse de queso y mango

Como decía, tartas de queso hay muchas y muy variadas; aunque todas ellas se elaboran a partir de una crema en la que el queso (sea el que sea) es el ingrediente principal no dejan de asombrarme las variaciones que se pueden conseguir añadiendo ingredientes, cociendo en el horno, al baño maría, en microondas o como la que presento hoy, que se elabora en frío. Yo tengo en casa un libro exclusivamente de recetas de tartas de queso, de diversos países, desde la más clásica y conocida hasta originales preparaciones con chocolate, café, frutos secos, dulce de leche, etc.

Casi todo el mundo que nos acercamos a la cocina para preparar una tarta queremos que sea de rápida elaboración y de gran resultado; hay varias formas de preparar tartas frías de queso generalmente añadiendo gelatina o cuajada a una mezcla de queso y nata para mantenerlas firmes y que no se derrumben al desmoldar; son fáciles de hacer, es raro que salgan mal y además nos permiten añadir color gracias a la mermelada o sirope que pongamos encima. También casi todas tienen como base un masa de galleta y mantequilla.

Tarta mousse de queso y mango

La tarta mousse incluye unas claras batidas a punto de nieve a las que añadiremos azúcar, como un merengue, que conseguirán añadir mucho aire a la crema y por tanto será ligera y muy agradable al paladar. Esta es la diferencia, creo yo, más marcada respecto a las que llevan nata que siendo también riquísimas son menos ligeras. A la mezcla de galletas y mantequilla que forma la base de la tarta se puede añadir algún fruto seco o copos de avena que ahora están muy de moda.

La mermelada que adorna la tarta se puede comprar del sabor que más nos guste o bien se puede hacer una cantidad en el momento, con unas frutas y algo de azúcar. Más abajo explico cómo hacerlo.

Recomiendo hacer esta tarta la víspera porque necesita estar firme y bien fría. Si no es posible deberá estar en frío al menos durante 4 horas antes de servirla.

Da igual que sea verano o invierno para degustar esta tarta que, aunque fría, es el final feliz para cualquier comida o merienda.

Os dejo la receta. Hacedla, compartidla y nos enviáis vuestras fotos que serán bien recibidas y mejor publicadas.

Tarta mousse de queso y mango

INGREDIENTES

  • 4 hojas de gelatina neutra
  • 12/15 galletas
  • 50 g de mantequilla
  • 300 g de queso crema (tipo Philadelphia o Mascarpone)
  • 100 g de leche condensada o 100 ml e leche entera con 2 cucharadas de azúcar
  • 3 claras de huevo
  • Pizca de sal
  • 50 g de azúcar glas

Cobertura:

  • 200 g de mermelada de mango y 3 hojas de gelatina, o bien
  • la carne de un mango hermoso y 2/3 cucharadas de azúcar (a gusto)
Tarta mousse de queso y mango

PREPARACIÓN

Antes de empezar el proceso preparad todo asegurándoos de que no faltan ingredientes y sobre todo leed la receta hasta el final.

Poner en un recipiente con agua fría las 4 hojas de gelatina. Mantenerlas dentro 5 minutos o hasta que estén muy blandas.

Triturar las galletas. Añadir la mantequilla derretida o muy blanda y formar un pasta. Reservar.

Preparar un molde preferiblemente desmontable de la siguiente forma:

  • Embadurnar bien las paredes y la base con mantequilla.
  • Forrar con papel de horno la base y las paredes del molde.

Echar la pasta de galletas sobre la base forrada y con la mano apretar para que la pasta se compacte; cuando esté bien uniforme se deja en la nevera mientras seguimos con la preparación del resto de la tarta.

Tarta mousse de queso y mango

En un cazo se calienta el queso sin llegar a hervir y cuando se han deshecho los grumos se añade la leche condensada. Se remueve un poco y se añaden las hojas de gelatina. Remover bien y reservar unos minutos mientras se prepara el merengue.

Poner en un bol las claras con una pizca de sal y batir con una batidora de varillas o en un robot; cuando estén ya espumosas pero sin montar del todo añadir el azúcar glas y seguir batiendo hasta que se consiga un merengue firme y brillante.

Incorporar este merengue a la mezcla de queso.

Tarta mousse de queso y mango

Con una espátula y con movimientos suaves de arriba abajo (envolventes) mezclar bien ambas preparaciones.

Sacar el molde de la nevera.

Echar sobre este la mezcla anterior y repartir bien sobre toda la superficie aplanándolo con una cuchara o espátula si fuera necesario.

Mientras se templa la tarta se prepara la cobertura.

Para hacer la cobertura:

Poner en remojo con agua fría las hojas de gelatina. Mantenerlas dentro 5 minutos o hasta que se vean muy blandas, eso indica que ya están hidratadas.

Poned en un cazo los 200 g de mermelada y cuando esté caliente pero sin hervir añadir las hojas de gelatina bien hidratadas.

Separar del fuego. Dejar que se temple unos 2-3 minutos y repartir uniformemente sobre la tarta.

Si se hace la cobertura con mango natural:

  • Pelar y trocear el mango y triturarlo con la batidora,
  • Ponerlo en un cazo con azúcar a gusto y cuando esté caliente pero sin hervir añadir las hojas de gelatina bien hidratadas

Proceder de la misma forma que con la mermelada disponiéndola en una capa sobre la superficie de toda la tarta.

Meter en la nevera otra vez y dejad reposar un mínimo de 4 horas o, si es posible, hacerla de víspera y dejar que repose toda la noche.

Tarta mousse de queso y mango

Más cosas

La gelatina se debe hidratar, escurrir en la mano y echarla en mezclas calientes; con las cantidades de hojas que indico fue suficiente para mantener firme esta tarta pero se deben leer las recomendaciones del fabricante en cuanto a número de hojas en relación con los gramos de producto si no se tiene mucha experiencia en el uso de estas gelatinas. El sabor deberá ser neutro para adaptarlo a la fruta que deseemos usar.

Se puede usar cualquier mermelada de frutas o fruta natural que sea de nuestro gusto, es muy habitual usar frutos rojos.

Se puede usar la galleta que más nos guste digestive, maría, con chocolate… y como he señalado antes se pueden añadir unos frutos secos que trituraremos a la vez y darán un punto crujiente a la base.

¿Se puede usar azúcar normal en vez de azúcar glas para el merengue? Sí; yo prefiero la segunda porque se integra mejor y no corremos riesgo de que se nos quede algún granulito por ahí…

No es difícil hacer merengue pero hay que echar un buen rato a mano, de ahí que aconseje hacerlo con varillas eléctricas o con la ayuda de un robot; ahorraremos tiempo y energía.

El molde que yo usé es de 23 cm de diámetro, tiene una base de cerámica y las paredes de silicona, desmontable. Es este https://www.marialunarillos.com/molde-redondo-desmontable-rojo-con-plato-lekue-23-cm.html y lo compré aquí www.marialunarillos.com

Podéis usar uno desmontable cualquiera siguiendo las instrucciones para engrasarlo y forrarlo bien.

Quizá también te guste

Comentarios

Bienvenido, bienvenida a nuestro blog. Agradecemos mucho los comentarios sobre nuestras propuestas, aunque hemos de decirte que serán moderados antes de su publicación. ¡Muchas gracias!

Últimas recetas publicadas

¿Nos sigues en Facebook?

¿Nos sigues en Blogger?